Acuicultura - misPeces.com: Portal de la Acuicultura

Información y contenidos relacionados con el amplio mundo de la acuicultura. Especiales, reportajes, noticias y mucho más relacionado con el sector

Optimizada 1280x768
Icono Facebook Icono Twitter Nuestro canal en Youtube Icono Linkedin
publi

Titulo de la caja

Titulo de la caja

Titulo de la caja

Opinión

Los tres meses en los que SANIPES mantuvo a la industria del aceite de pescado en vilo

Titulo del parrafo

juveniles-anchoveta-angel-perea Anchoveta peruana /A. Perea

La gestión sanitaria pesquera peruana, a través de la autoridad SANIPES, se está viendo marcada en los dos últimos años por luces y sombras, derivadas de aciertos en el fondo de sus actuaciones, pero con fallos en la forma de aplicarlas. Probablemente, en su afán de cumplir las normas, no se han sabido valorar las consecuencias globales de las decisiones tomadas.

Las luces más claras de la gestión las encontramos en cómo se ha resuelto la difícil problemática de adaptar la producción de concha de abanico a la norma europea, con el fin de retomar las exportaciones perdidas hacia la Unión Europea. Gracias a la actuación de SANIPES, se ha logrado que desde este mismo mes de agosto se haya vuelto a iniciar los envíos de este bivalvo hacia el mercado europeo, con el consiguiente beneficio para las empresas y poblaciones locales que viven del recurso.

Sin embargo, como ya se ha indicado anteriormente, la gestión que se viene realizando por la autoridad también está marcada por sombras. Es el caso de la “alerta sanitaria” emitida por SANIPES en noviembre del año pasado debido a la presencia de parásitos (del género Anisakis) en las conservas de pescado (caballa) de procedencia China, y que debería haber quedado en una sanción a una empresa en concreto; sin embargo, derivó en un problema de imagen y confianza de un sector completo. En este caso, SANIPES no supo medir que los perjuicios de la decisión, y la forma de comunicarlos, acabaría afectando a operadores responsables ajenos al problema.

El último caso de exceso de celo por parte de SANIPES, y que podría considerarse de “excesiva proactividad” lo conocimos en mayo de este mismo año. Después de que el país recibiera la auditoria de la Dirección General de Salud e Inocuidad Alimentaria de la Comisión Europea (DG SANTE), sin esperar el preceptivo informe final, una comunicación de esta autoridad sanitaria peruana obligaba a la separación física de las líneas de producción de aceite de pescado con destino humano de los destinados a consumo animal. Esto produjo el freno de golpe de los envíos hacia la Unión Europea después de una década de exportaciones ininterrumpidas y sin incidencias.

Una actuación por parte de la autoridad sanitaria que ha generado un grave problema económico para los operadores del país, y que de haberse prolongado en el tiempo habría tenido consecuencias aún mayores, como el cierre de empresas, despidos y desabastecimiento mundial de esta materia prima para la producción nutracéutica y farmacéutica global.

Un cambio de criterio que necesita un periodo de adecuación

personal-laboratorio-sanipes Personal laboratorio /SANIPES

Los hechos se remontan a mayo de este mismo año cuando, como se ha indicado anteriormente, una delegación de DG SANTE visitó Perú para evaluar a los operadores de la industria.

Hasta ahora, los operadores hacían una separación “en tiempo” entre aceite para consumo humano y aquel para consumo animal, con la correspondiente limpieza y desinfección de la línea de producción. Bajo esta forma de actuar se habían sometido en 2009 y 2015 a auditorias de DG SANTE sin ninguna recomendación al respecto de la metodología de producción. Además, a su favor está el hecho de que, durante la última década, Perú no ha tenido una alerta sanitaria relacionada con el aceite de pescado para consumo humano.

En el Informe preliminar de DG SANTE, se contempla como recomendación que los establecimientos que producen ambos tipos de aceite solo deban recibir materia prima que cumpla los requisitos exigidos para el aceite de consumo humano si lo quieren elaborar en una misma línea de producción. Se trata, por tanto, de una solicitud de cambio por parte de la DG SANTE que la industria necesita implementar si quiere seguir exportando aceite de pescado para consumo humano. No obstante, realizar este cambio requiere de un periodo de transición, ya que, en el caso de Perú, sólo el 50 por ciento de la flota está capacitada para entregar materia prima que cumple con los requerimientos de consumo humano.

Un periodo de adecuación que entra dentro de lo razonable, ya que no existe riesgo para las personas, pues como se ha venido haciendo en la última década, los operadores peruanos actúan bajo los criterios de la “Guía de Buenas Prácticas para Establecimientos productores de aceite de pescado para consumo humano”, referenciada por la Autoridad Sanitaria Europea (EFSA, por sus siglas en inglés).

Afortunadamente, en este caso, SANIPES ha sabido rectificar y hace tan solo unos días emitía un comunicado estableciendo un periodo de transición que va a permitir garantizar los envíos de aceite de pescado a la Unión Europea hasta que la industria se adapte a estos nuevos estándares sanitarios de producción.

Es importante recordar que las medidas que se adopten en el ámbito sanitario deben ser tratadas con responsabilidad y para beneficio de los consumidores, midiendo todas las consecuencias que se puedan derivar de estas actuaciones, como la pérdida de mercados, la credibilidad del sistema productivo o de la imagen de la propia industria, y la marca país. Sobre todo cuando se trata de productos seguros, que se someten a controles rutinarios y que son necesarios por aportar grandes beneficios de salud a las personas.

El aceite de pescado como recurso de alto valor nutricional

pildoras-aceite-pescado

Es importante tener en cuenta que alrededor del 60 por ciento del mercado mundial de aceite de pescado para consumo humano se provee gracias a las exportaciones peruanas.

El aceite de pescado obtenido de la anchoveta peruana (Engraulis ringens) es una fuente natural de Omega3 rica en ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA), con importantes aportes para la salud humana y cuyo destino, una vez refinado y concentrado, es la elaboración de leche infantil, nutracéuticos, productos farmacéuticos, entre otros, según GOED (Global Organization for EPA and DHA Omega3).

Tal es la importancia del EPA y DHA en la salud humana, que la propia Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria recomienda en mujeres embarazadas o en periodo de lactancia una ingesta diaria de 200 mg de DHA. En el caso de adultos sanos, lo recomendable serían 250 mg de DHA y EPA.

Pero estos beneficios van más allá y vienen avalados por la comunidad científica internacional que, a lo largo de estos últimos años, ha evidenciado a través de importantes trabajos de investigación cómo se puede también mejorar la salud de las personas con problemas cardiovasculares o de artritis con una ingesta regular de estos Omega3. Otros trabajos científicos publicados en prestigiosas revistas internacionales de medicina elevan aún más la importancia de los beneficios del Omega 3 EPA y DHA en el tratamiento de enfermedades neurológicas y oncológicas.

Titulo de la caja

Titulo de la caja

Directorio del Sector

Búsqueda Rápida

¡Está a sólo un paso de encontrar lo que necesita!

Titulo de la caja

Titulo de la caja

DIRECCIÓN: C/ Manantial, 13. OFICINA 176 - Edificio CEEI - Pol. Ind. Las Salinas de San José Bajo - C.P. 11.500
El Puerto de Santa María (Cádiz - España). TEL.: (+34) 956.87.50.92 - webmaster@mispeces.com
misPeces.com es editada por InterAqua C.B. C.I.F. E-11766532

misPeces

Actualidad

El Sector

Redes Sociales