Acuicultura - misPeces.com: Portal de la Acuicultura

Información y contenidos relacionados con el amplio mundo de la acuicultura. Especiales, reportajes, noticias y mucho más relacionado con el sector

Optimizada 1280x768
Icono Facebook Icono Twitter Nuestro canal en Youtube Icono Linkedin
publi

Titulo de la caja

Titulo de la caja

Titulo de la caja

Entrevista

Marta Bou Mira, investigadora de Nofima, destaca la importancia de realizar proyectos en nutrición capaces de dar respuesta a las necesidades de la industria

Titulo del parrafo

marta-bou-mira Marta Bou Mira /Foto: Kjellrun Hoås Gannestad

Cuando el ámbito científico y a la industria trabajan juntos, los resultados de los proyectos son más satisfactorios para todas las partes, lo que repercute al final en beneficios para obtener una sociedad mejor. Es el caso del proyecto coordinado por el Instituto Noruego de Investigación en Alimentación, Pesca y Acuicultura (NOFIMA) sobre el impacto del Omega 3 en la salud y el rendimiento productivo del salmón Atlántico (Salmo salar), cuyos resultados van a servir para cambiar la percepción nutricional que se tenía hasta ahora de esta especie en lo que se refiere a los requerimientos mínimos de ácidos grasos poliinsaturados Omega 3, EPA y DHA, en la dieta.

Detrás de esta investigación está la alicantina Marta Bou Mira, que ha realizado su tesis de doctorado sobre este tema en NOFIMA, bajo la supervisión de la investigadora senior, Bente Ruyter.

Según explica Marta Bou en entrevista para misPeces, el proyecto está basado en el estudio nutricional de un ciclo de crianza completo. En el mismo se ha buscado averiguar cuáles son los requerimientos más importantes de ácidos grasos y en qué cantidad deben ser suministrados a los peces, según la fase de producción en la que éstos se encontraban.

“Uno de los aspectos interesantes de este proyecto es que está enfocado a responder las necesidades reales de la industria, tanto desde el punto de vista del bienestar animal como del rendimiento productivo; y para ello, se ha hecho un seguimiento de las dietas y de los peces - que estuvieron marcados con un chip durante toda la fase de crianza - desde los 50 gramos hasta los 3,5 kg en los que fueron cosechados”, señala Marta Bou.

En este sentido, la investigadora destaca que es fundamental este tipo de experimentos de ciclo completo de cultivo para ver en realidad los efectos a largo plazo, “porque con experimentos de corta duración puede ser que te pierdas de algún efecto”.

“El problema es que estos experimentos son extremadamente caros y hace falta un alto grado de compromiso y cooperación con la industria”. Noruega es un ejemplo de cooperación, aquí se trabaja con proyectos muy vinculados a la industria y ésta está bastante abierta a participar y compartir las experiencias “ya que las empresas quieren beneficiares éstos resultados”.

Un proyecto enfocado a identificar las necesidades de Omega 3 del salmón

La investigación se ha planteado con el objetivo de establecer los requerimientos mínimos de EPA y DHA, y ver la posibilidad de bajar los actuales niveles empleados por la industria sin comprometer la salud y el bienestar de los peces.

Por otro lado, también se ha estudiado las distintas rutas metabólicas de los ácidos grasos y la capacidad del ácido Alfa-linolénico (ALA) como precursor de la formación de EPA y DHA; ya que en experimentos anteriores se había visto que altas concentraciones de EPA y DHA podrían inhibir esta capacidad. Con este objetivo, en el experimento el ALA se mantuvo constante en todas las dietas.

Según explica la investigadora, manera general se han establecido tres fases. En la primera - la fase temprana de crianza o de preengorde - han trabajado con salmones de 50 gramos a 400 gramos, que es el periodo previo en el que el pez adquiere la madurez y robustez suficiente para enfrentarse a condiciones de cultivo en jaulas en el mar.

En esta fase se han evaluado 14 dietas, a distintas composiciones de Omega3. Una dieta control, con una composición nutricional similar a las dietas convencionales de 22 gramos por kilogramo de EPA y DHA; y otras dietas basadas en contenidos variables de 0, 5, 10, 15 a 20 gramos por kilogramo de EPA, DHA, o la combinación de estos dos ácidos grasos.

En las siguientes fases, con peces más maduros se limitaron el número de dietas experimentales por motivos de costes, aunque siempre manteniendo el criterio de saber cómo se comportan los peces con distintos niveles de EPA y DHA y los efectos en la salud. Por ese motivo se evaluaron tres dosis de EPA+DHA a 2, 10 y 17 gramos por kilogramo, las cuales representan niveles bajos, intermedios y control, respectivamente.

En la última fase del experimento – la que se podría considerar más crítica para los salmones –se hizo la transferencia de éstos con una talla de 1,5 kilogramos a unas jaulas en el norte de Noruega, hasta que alcanzaron la talla de cosecha de 3,5 kg.

Titulo del parrafo

infografia-pruebas-engorde-salmon

Infografía de la prueba experimental

El crecimiento no es indicativo de robustez o bienestar animal

De manera general se podría decir que todos los peces tuvieron un crecimiento similar y “aceptable” en la primera fase de estudio; tanto los que recibieron una dieta rica en EPA y DHA, como los que tuvieron una dieta deficiente en estos Omega3; aunque cabe decir que los primeros se beneficiaron de los efectos beneficiosos de estos ácidos grasos en términos de crecimiento.

Sin embargo, cuando se estudiaron con más detalle los distintos órganos de los peces y la biodisponibilidad del Omega 3 en músculo, piel, corazón, intestino y cerebro, fue cuando se apreciaron las mayores diferencias; ya que, corazón, hígado y cerebro son los órganos con mayor capacidad de retención.

Además, en los peces con una dieta deficiente en Omega3 se observaron mayores capacidades para la retención aparente de estos ácidos grasos y se dieron problemas intestinales que repercutieron negativamente en la absorción de los lípidos; y por consiguiente, desembocaron en una mala gestión de los nutrientes y la salud general de los peces, dándose casos de mortalidad en los mismos cuando fueron transferidos a las jaulas.

“Los peces que recibieron poco Omega 3 durante la primera fase de crecimiento (de 50g a 400g), o más concretamente poco DHA, tienen mayor hipervaculación de los enterocitos en el intestino. Esta excesiva vacuolización de los enterocitos también se observó en salmones de talla comercial alimentados con niveles bajos e intermedios de EPA+DHA. Esta patología es una indicación de problemas absorbiendo grasas y al final de la cría puede dar problemas. De hecho, más del 50 por ciento de los animales alimentados con niveles bajos o intermedios murieron tras ser sometidos a tratamientos rutinarios contra piojo de mar, y sin embargo no manifestaron problemas de crecimiento, en las fases anteriores”, señaló la investigadora.

“También presentan una menor posibilidad de regular los procesos de movilización y deposición de grasas. Se encontró gran cantidad de grasa en el hígado y las vísceras y poca cantidad en el músculo. La grasa estaba donde no debería estar y eso causa problemas de salud”, señaló.

Titulo del parrafo

retencion-aparente-marta-bou-nofima

Datos sobre retención aparente de lípidos (NOFIMA)

Es necesario mantener los niveles de Omega 3 mínimos para obtener peces robustos

“Con estos resultados obtenidos, hemos visto que el nivel básico que se había establecido previamente como mínimo para prever patologías es muy bajo y nos ha llevado a calcular que contenidos iguales o menores a 10 gramos por kilogramo en el alimento no es suficiente para mantener las condiciones óptimas de robustez de los peces para su manejo real en granja, donde pueden variar las condiciones de temperatura del agua o el manejo”.

En este sentido, añade, es importante tener en cuenta que las deficiencias nutricionales de las primeras etapas de cultivo condicionarán los resultados que se obtendrán de los peces cuando sean expuestos a estrés durante el manejo en la granja, originadas por ciertas carencias que no se ponen de manifiesto en el crecimiento.

Así por tanto, la recomendación para esta especie y cualquier otra de la piscicultura es la de establecer niveles óptimos de salud en los peces, ya que si estos están sanos tendrán un mejor rendimiento en términos de crecimiento, que es el siguiente nivel en la fase de crianza. Después, y como tercer nivel, será importante suplementar las cantidades de EPA y DHA que permitan un beneficio nutricional para el consumidor.

Sobre la investigadora:

Marta Bou Mira en el laboratorio Trabajando en el laboratorio /Foto: KHG

Marta Bou Mira es una investigadora de 33 años de Alcoy, España. Comenzó su doctorado en NMBU y Nofima en 2013. Su supervisor de tesis ha sido Bente Ruyter, investigadora senior de Nofima y profesora en NMBU. Bou Mira continua trabajando en Nofima realizando un post-doc, financiado por el Consejo de Investigación de Noruega, en el ámbito de los estudios sobre el metabolismo de lípidos en salmón.

Anteriormente, en la Universidad de Barcelona, estuvo en el Departamento de Fisiología e Inmunología entre 2009 a 2013 y defendiendo su doctorado de trabajo de este periodo en 2016.

Anteriormente realizó el Máster Universitario de Acuicultura en La Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (2006-2008) y el Máster en Acuicultura en La Universidad de Barcelona (2009-2010).

Más información

Titulo de la caja

Titulo de la caja

Directorio del Sector

Búsqueda Rápida

¡Está a sólo un paso de encontrar lo que necesita!

Titulo de la caja

Titulo de la caja

DIRECCIÓN: C/ Manantial, 13. OFICINA 176 - Edificio CEEI - Pol. Ind. Las Salinas de San José Bajo - C.P. 11.500
El Puerto de Santa María (Cádiz - España). TEL.: (+34) 956.87.50.92 - webmaster@mispeces.com
misPeces.com es editada por InterAqua C.B. C.I.F. E-11766532

misPeces

Actualidad

El Sector

Redes Sociales