especiales Apromar

APROMAR presenta alegaciones a los Planes Hidrológicos para equiparar la acuicultura a la ganadería terrestre

La acuicultura continental, es una actividad tradicional imprescindible para el desarrollo rural. Muchas de las instalaciones crían especies necesarias para repoblación de los cauces fluviales y la subsistencia de actividades recreativas sostenibles

Chiclana de la Frontera 29/10/2020 - La Asociación Empresarial de Acuicultura de España (APROMAR) ha presentado sus alegaciones a la consulta pública de los planes hidrológicos 2021-2027 de las Confederaciones Hidrográficas del Ebro, Duero, Tajo, Guadalquivir y la Demarcación del Cantábrico Occidental con el objetivo de “promover la actividad acuícola en los ríos españoles”.

Para alcanzar este objetivo, APROMAR considera esencial un cambio en el orden de las prioridades de los distintos usos concurrentes “por ser un uso de agua no consuntivo y la contaminación producida mínima, siguiendo el ejemplo de la Confederación del Guadalquivir y Galicia Costa. La intención de la Asociación es que la acuicultura obtenga la misma posición de prelación que la ganadería terrestre, lo cual se antoja para APROMAR como “lógico e injustamente denegado hasta el momento”.

En relación con otros sectores que hacen uso del agua como la ganadería o la agricultura, desde APROMAR se pide mayor control de la contaminación por los lixiviados agrícolas y los efluentes ganaderos; así como por la “contaminación por aguas residuales urbanas que afectan tanto a los ríos como a las aguas subterráneas”.

Sobre un tema controvertido, el de los caudales ecológicos, piden que se revisen y actualicen y se ajusten en función de nuevos estudios en localizaciones en las que ahora no existen y que se tengan en cuenta tanto los últimos datos científicos como los efectos previstos del cambio climático.

Entre otras cuestiones, APROMAR considera importante mejorar la comunicación con las autoridades competentes; tener en cuenta la temperatura en desembalses y se apliquen medidas que no afecten a la actividad piscícola; así como una mejora de la gestión de las zonas inundables en aquellas zonas donde se demuestre que es compatible la explotación piscicultora y el buen estado de las infraestructuras.

APROMAR considera que la acuicultura continental, es una actividad tradicional imprescindible para el desarrollo rural y que contribuye a la calidad del ecosistema fluvial. Además, añaden, en muchas de las instalaciones se crían especies que son necesarias para la propia repoblación de los cauces fluviales o que permiten la subsistencia de actividades recreativas sostenibles.