PROYECTOS

Andalucía toma la delantera en utilizar la opción del carbono azul para reducir el impacto del CO2

Sevilla 2/12/2021 | En el marco del proyecto ‘Life Blue Natura Andalucía’ se ha desarrollado una herramienta que establece los requisitos básicos para que una iniciativa de carbono azul pueda considerarse oficialmente

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía ha llevado al Consejo de Gobierno un informe en el que se da cuenta de las actuaciones llevadas a cabo para impulsar este tipo de proyectos de sumideros azules de CO2 que son los gases capturados por la vegetación de los océanos y los ecosistemas costeros y que permiten avanzar en la lucha contra el cambio climático.

Específicamente, el informe analiza y establece los requisitos básicos para que una iniciativa de carbono azul pueda considerarse oficialmente convirtiéndose de esta manera en una herramienta de reducción o compensación de emisiones de gases efecto invernadero.

Esta nueva herramienta ha sido desarrollada en el marco del proyecto ‘Life Blue Natura Andalucía’ en el que también participan el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN), la Asociación Hombre y Territorio y la Universidad de Cádiz, entre otras instituciones a destacar, y convierte a esta comunidad autónoma en pionera en este tipo de estudios.

En el marco de esta iniciativa europea, señalan desde la Junta de Andalucía, se han caracterizado y cartografiado las praderas de posidonia y las marismas mareales del litoral andaluz y se ha calculado el 'stock' y el flujo de carbono de estos ecosistemas.

Las praderas de posidonia y la vegetación de las marismas mareales han demostrado ser sumideros de CO2 de gran eficacia y eficiencia, ya que pueden llegar a capturar entre tres y cinco veces más dióxido de carbono que los bosques tropicales y, además, son capaces de retener este compuesto durante miles de años para evitar que vuelva a la atmósfera.

Por esta razón, la Junta persigue que los proyectos centrados en la restauración y conservación de estos hábitats naturales puedan incluirse en el mercado voluntario de compensación de emisiones de carbono, impulsando así que las empresas interesadas puedan contribuir al desarrollo de los principios que rigen la Ley de medidas frente al cambio climático y para la transición hacia un nuevo modelo energético en Andalucía.

La colaboración público-privada se presenta como una herramienta de gran utilidad para poner en marcha estas iniciativas basadas en el aprovechamiento de las características y capacidades propias del litoral andaluz como instrumento para luchar contra el cambio climático en el territorio. Por ello, el Gobierno andaluz ha liderado la redacción de dos iniciativas piloto de conservación y restauración de praderas de posidonia y marismas mareales que se incluirán en el catálogo del Sistema andaluz de compensación de emisiones (SACE). Uno de estos trabajos se centra en la conservación de praderas de posidonia oceánica del Cabo de Gata (Almería), mientras que el segundo aborda la restauración de la vegetación de la marisma de la Bahía de Cádiz con el objetivo de maximizar la fijación de carbono por parte de la vegetación natural de esta zona.

Numerosas empresas con sede en Andalucía han mostrado ya su interés por participar en estos proyectos voluntarios de compensación de emisiones de carbono que son pioneros en Europa y que la Junta de Andalucía ha presentado recientemente al sector privado y administraciones con capacidad de gestión en materia de compensación de emisiones, para conocer su visión y analizar las posibilidades de estos proyectos. Asimismo, técnicos de la Consejería han explicado también estas iniciativas a representantes de medios de comunicación con el fin de difundir entre todos los ciudadanos la importancia de conservar la vegetación marina y litoral.

Una estrategia andaluza a corto, medio y largo plazo

Además del trabajo realizado en el marco del proyecto 'Life Blue Natura Andalucía', la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible está llevando a cabo una estrategia a corto y medio plazo que contempla, entre otras actuaciones, la presentación de una candidatura de proyecto 'Interreg Europe' de intercambio de buenas prácticas entre regiones comunitarias en materia de carbono azul y otros métodos de compensación de emisiones. De esta forma, la Junta persigue exportar a otros países los avances logrados en Andalucía y conocer las experiencias de otros territorios en este ámbito. El Comité Europeo de las Regiones ha mostrado ya su respaldo a la política de cambio climático que está desarrollando el actual Ejecutivo andaluz mediante la aprobación de las buenas prácticas de esta comunidad autónoma y su publicación en su página web oficial.

Por otro lado, la Junta de Andalucía está también trabajando en la coordinación con el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico para incluir las iniciativas centradas en el carbono azul entre los posibles proyectos de absorción de carbono reconocidos a nivel nacional, y está impulsando la flexibilización de los mecanismos establecidos para inscribir un proyecto de compensación de emisiones por carbono azul en el SACE para, de esta forma, atender la creciente demanda del mercado voluntario.

Te puede interesar