GOBERNANZA

Comisión General de Pesca del Mediterráneo de la FAO establece una oficina técnica en Málaga

Esta oficina servirá para apoyar a la organización de actividades técnicas, capacitaciones y cualquier otra acción relevante que sea instrumental para el logro de una pesca sostenible y desarrollo de la acuicultura a nivel subregional

Málaga desde arriba

Málaga 26/10/2020 – La Comisión General de Pesca del Mediterráneo (CGPM) de la FAO y el Ayuntamiento de Málaga han llegado a un acuerdo para establecer en la ciudad andaluza una oficina subregional.

A través de un acuerdo administrativo entre el consistorio malagueño y la FAO se habilita un espacio de 36,20 metros cuadrados en la planta baja del edificio municipal del Antiguo Hospital Noble. Esta Unidad Técnica de la FAO desempeñará un papel activo en la promoción de la cooperación en toda la región del Mediterráneo occidental y en facilitar el diálogo sobre cuestiones regionales y desafíos transfronterizos comunes relacionados con la pesca y la acuicultura entre los países ribereños vecinos.

Para cumplir con este objetivo, garantizará un enfoque multidisciplinar y ayudará a los países ribereños vecinos a cumplir de manera efectiva sus compromisos con el CGPM, incluso mediante el apoyo a la organización de actividades técnicas, capacitaciones y cualquier otra acción relevante que sea instrumental para el logro de una pesca sostenible y desarrollo de la acuicultura a nivel subregional.

Entre otros asuntos, la oficina de la FAO en Málaga se encargará de promover el logro de las prioridades de la CGPM a nivel subregional, incluido el avance hacia la pesca productiva y resistente, así como el desarrollo sostenible de la acuicultura; y apoyar la implementación de actividades técnicas relevantes acordadas por el Comité Científico Asesor de Pesca de la CGPM y en el ámbito de las acciones estratégicas de la CGPM, tales como aquellas bajo el plan de acción regional vigente.

Además, esta nueva Unidad Técnica ayudará a los países ribereños vecinos en la elaboración de evaluaciones científicas y análisis sectoriales del estado de la pesca; ayudará a la creación de capacidad de las instituciones nacionales en los países ribereños vecinos a cargo del desarrollo sostenible de la pesca y la acuicultura; desarrollará asociaciones y redes; y contribuirá a la provisión y difusión de información, conocimientos y datos actualizados.

El acuerdo establece que el ayuntamiento cubrirá los costes de los suministros de agua y electricidad, así como los servicios regulares de limpieza y desinfección de las instalaciones y que el personal de esta unidad técnica --un coordinador y personal reclutado para apoyar sus operaciones y respaldo-- estará vinculado y se regirá por la normativa propia de la FAO, no entendiéndose en ningún caso que sea personal del Ayuntamiento de Málaga.

De igual modo, para el establecimiento de esta nueva oficina, el Ayuntamiento ha rehabilitado las dependencias del Hospital Noble, donde además de la Unidad Técnica de la FAO irá también la oficina de Cifal Málaga-Unitar y el resto de organismos de Naciones Unidas en Málaga.

Este acuerdo tendrá una vigencia, una vez firmado por las partes, por un período de tres años, con posibilidad de prórroga, a menos que una de las partes exprese su intención de rescindirlo.

Además del acuerdo y de la concesión demanial del espacio, la Junta de Gobierno también ha aprobado el pliego de condiciones técnicas, económicas y administrativas que regulan dicha concesión, el cual establece que el plazo de duración del acuerdo es de tres años con posibilidad de prórroga previo acuerdo de ambas partes.

Asimismo, en el pliego se establece que el Ayuntamiento pondrá a disposición y utilización de forma compartida con otras entidades o agencias que se puedan instalar en dicho espacio, dos salas de reuniones de 36 metros cuadrados con capacidad para albergar a 40 personas cada una.

Por último, han recordado que la apertura de esta agencia de la FAO en Málaga es una apuesta estratégica más del Ayuntamiento por la visibilidad de la ciudad, de su ciudadanía y de sus instituciones, como actores de primera línea e interlocutores a nivel internacional.