CONSUMO

¿Cómo creen los consumidores que son los peces de acuicultura?

Mitos y verdades sobre los peces de acuicultura frente a los silvestres

Lubinas sobre tabla de madera

Los consumidores europeos tienen percepciones del pescado que en muchas ocasiones no se ajustan a la realidad. Entre otras, que los peces de acuicultura son menos frescos que los silvestres o que son criados con antibióticos. Todo ello forma parte de los mitos que se han ido generando en torno a los productos acuícola a lo largo de los últimos años y que les confiere una imagen menos positiva que los silvestres a pesar que la evidencia científica muestra lo contrario.

Un estudio realizado por investigadores europeos en el que han participado investigadores del IRTA y de la Universidad Politécnica de Cataluña, entre otros, ha mostrado cómo se han identificado cinco grupos diferentes de consumidores en función de sus creencias al respecto de la calidad de los productos acuícolas.

La encuesta se realizó en un total de 2511 consumidores de cinco países: España, Francia, Italia, Alemania y Reino Unido a los cuales se les preguntó al respecto de 19 creencias típicas sobre el pescado.

El estudio ha buscado ofrecer una guía de información para ayudar a los productores y comercializadores a diseñar sus campañas de comunicación y de marketing de acuicultura para que estas sean más efectivas.

Los resultados mostraron cómo los encuestados creían que el pescado silvestre tenía una calidad superior, pero que el pescado de piscicultura estaba más controlado, tenia mejor precio y disponibilidad. Aunque la mayoría de los consumidores se mostró a favor del pescado silvestre, lo cierto es que mostraban un mayor consumo del de crianza, lo que sugiere que las creencias positivas no conducen necesariamente a un mayor consumo.

Este tipo de estudios vienen bien para tenerlos en cuenta en campañas de promoción y marketing para reforzar los atributos positivos, incluso los niveles mas bajos de peligros químicos, por ejemplo, metales pesados y contaminantes marinos y peligros biológicos, como los parásitos tipo Anisakis.

Los consumidores, según estas creencias, se pueden clasificar en cinco categorías que van de pro peces silvestres, con preferencia por lo silvestre, indiferentes, abiertos a consumir peces de acuicultura, y pro acuicultura.

En las campañas de marketing, tanto los productores como los consumidores deben proporcionar información basada en la evidencia científica en vez de en ideas preconcebidas o desinformación, como que los peces de acuicultura son, generalmente, más frescos que los silvestre, destacando la rapidez en la que los peces de granja llegan a la mesa a través de los canales de distribución.

Productores y comercializadores deberían también centrar sus esfuerzos en desmentir la creencia de que los peces de acuicultura tienen restos de antibióticos y comunicar mejor los beneficios del mayor control de la granja sobre la producción con objeto de mejorar la opinión de los consumidores sobre el pescado de cultivo.

Dado que los consumidores manifiestan su preocupación por conocer la calidad de la dieta de los peces de cultivo, estaría bien informar con mayor transparencia sobre el proceso de producción de peces de cultivo para mejorar su reputación.

Referencia:
Laura López-Mas, Anna Claret, Machiel J. Reinders, Marija Banovic, Athanasios Krystallis, Luis Guerrero. Farmed or wild fish? Segmenting European consumers based on their beliefs. Aquaculture. https://doi.org/10.1016/j.aquaculture.2020.735992