INFORMES

Consejo Asesor de Acuicultura europeo redacta sus primeras recomendaciones para el cultivo de macroalgas en la Unión Europea

En un breve informe el Consejo repasa el marco normativo, la producción y el mercado

secado-macroalgas-apromar

El Consejo Asesor de Acuicultura europeo ha publicado su primera recomendación sobre los pasos a seguir para hacer del cultivo de macroalgas en la Unión Europea una actividad que permita satisfacer la actual demanda de los consumidores y la industria transformadora de manera que no se tenga que recurrir a las cosechas silvestres.

Según señalan en el informe, las macroalgas están identificadas por el consumidor como un producto saludable de ahí que haya aumentado la demanda y ya se empiecen a encontrar en la oferta de los supermercados. Sin embargo, casi todas las algas cultivadas que se encuentran disponibles para el consumo en la UE son importadas.

Por otra parte, la industria alimentaria, química y cosmética necesitan biomasa como materia prima en cantidad y calidad suficiente que solo es satisfecha de las cosechas silvestres por falta de una producción por cultivo suficiente.

El cultivo de macroalgas es todavía una actividad incipiente llena de incógnitas productivas y de mercado. En base a los argumentos recopilados en el informe, las recomendaciones del Consejo Asesor de la Acuicultura para expandir la producción de algas pasan por mejorar el marco legal sobre cómo otorgar nuevas licencias y ampliar las existentes, incluyendo la zonificación y la aceptación social.

El cultivo de macroalgas en la UE, señalan en el informe, requiere de un plan de I+D sólido y continuo para desarrollar protocolos para identificar sitios óptimos, tecnologías adecuadas y planes de gestión que garanticen la cantidad y la calidad a un coste predecible.

A nivel europeo, el Consejo Asesor considera necesaria la implicación de la Comisión Europea para analizar la legislación actual en temas como la seguridad alimentaria y el correcto etiquetado. Además, como recomendación se propone la creación de una certificación que permita acelerar adecuadamente el desarrollo, generar confianza en los consumidores por este nuevo alimento y respalde la igualdad de condiciones respecto al producto importado de terceros países.

Para ello, añaden, es posible que la Comisión deba introducir nuevos códigos de nomenclatura combinados para realizar un seguimiento de los productos importados y los de la Unión Europea.

Finalmente, el Consejo Asesor se plantea la posibilidad de realizar una segunda recomendación sobre macroalgas que incluya una lista de especies de interés que pueden cultivarse en Europa; una lista de oportunidades de mercado para este tipo de producción y la identificación de los servicios ecosistémicos previstos.