EMPRESAS AQUASOJA

Consejos de Aquasoja para conocer cuáles son las características que deben tener los gránulos de pienso para peces

Un buen diseño del gránulo permite un mejoro aprovechamiento de los nutrientes

Aquasoja, bote de pellets

Los especialistas en nutrición acuícola de Aquasoja son conscientes de la extremada importancia de desarrollar un gránulo de pienso que permita el mejor manejo del alimento, ya que éste es el vehículo de ingesta de nutrientes de los peces.

Para que el gránulo, o pellets, se ingiera con éxito, es necesario tener en cuenta la fisiología del pez. El tamaño de la boca del pez determinará el tamaño adecuado del gránulo, ya que las partículas de alimento deben ser lo suficientemente pequeñas para ser ingeridas y lo suficientemente grandes como para ser consumidas sin gastar demasiada energía en el proceso.

Un tamaño de gránulo inadecuado puede causar desequilibrios nutricionales y promover la dispersión del tamaño de los peces en la jaula o estanque. Por ejemplo, cuando el gránulo es más pequeño de lo que debería ser, hace que los peces necesiten ingerir más gránulos por día para satisfacer sus necesidades nutricionales, y obliga al piscicultor a pasar más tiempo en las tareas de alimentación. Esto hace que el riesgo de pérdida de alimento debido a una alimentación ineficaz aumente y se pueda traducir en mayores costes de producción.

El comportamiento de alimentación de cada especie es también un aspecto a tener en cuenta ya que determinará la densidad del alimento. Dependiendo de la especie, habrá peces que coman en la superficie, mientras que otras especies lo harán en el fondo. Por eso, existen gránulos que se diseñan para flotar, por ejemplo, en el caso de las tilapias y las carpas; o hundirse, en el caso del esturión.

Diseñar piensos que flotan, en el caso de especies que así lo permitan tienen como una gran ventaja un buen control de alimentación más preciso, ya que se puede controlar fácilmente cuándo el pez alcanza la saciedad y se evitan pérdidas de alimento, lo que en última instancia conduce a una mejor calidad del agua y a tasas de alimentación más precisas.

Otro aspecto de preferencia a considerar, tecnológicamente hablando, es el del extruido de los gránulos ya que mejoran la digestibilidad del almidón, se puede aumentar la utilización de fuentes vegetales (al tiempo que se inactivan posibles factores antinutricionales) y destruye los posibles patógenos. Este proceso tecnológico también permite una mejor gestión de la densidad de los pellets, que es imposible llevar a cabo a través de otras tecnologías, como la de prensado.

Todos estos factores influyen mucho en la calidad del alimento, los protocolos de alimentación y hacen posible lograr un mejor rendimiento zootécnico.

Por eso, todos los gránulos de AQUASOJA se diseñan teniendo en cuenta los aspectos anteriormente mencionados y se extruyen y producen para satisfacer las demandas específicas de cada especie, tanto nutricionales como tecnológicas.