PROYECTOS

Cultivo de peces en la Luna en 2030, y en Marte para cuando la colonicemos

Investigadores del IFREMER y CSUM buscan la especie candidata para su cultivo en la Luna

Palavas (Francia) 26/02/2021 - Después de que en 2015 los astronautas de la estación Espacial Internacional comieran la primera ensalada cultivada y cosechada en el espacio, llega ahora la hora de los peces y mariscos.

Para ello, investigadores franceses del IFREMER y del Centro Espacial de la Universidad de Pontpellier (CSUM) lideran Lunar Hatch una misión espacial visionaria en la que experimentarán la posibilidad de hacer acuicultura en la Luna, e incluso, en Marte.

La dieta actual de los astronautas son carentes en vitamina C y K que provocan infecciones, cánceres y otras enfermedades asociadas a esta deficiencia.

De esta forma, y como aseguran los investigadores, el primer animal comestible será acuático ya que sus huevas resisten a las vibraciones durante el lanzamiento, la radiación espacial, la ausencia de gravedad y la atmósfera, y las variaciones de temperatura. Además, es consistente con la necesidad humana de los ambientes acuáticos para la supervivencia.

Por otro lado, y como defienden los investigadores, los peces tienen un buen índice de conversión del alimento, consumen 3 veces menos oxígenos y producen 3 veces menos dióxido de carbono.

Dentro del programa Lunar Hatch, uno de los proyectos es el LAUVE (LAUnch Vibration of Fish Embryo) y consiste en el lanzamiento de un nanosatélite con un peso de 1 kg con un tamaño de arista de 10 centímetros con 200 huevos fertilizados de peces.

La primera fase de la prueba es asegurarse de que los huevos tengan una buena resistencia a las vibraciones experimentadas durante el lanzamiento, para ello se miden la calidad del desarrollo embrionario, la tasa de eclosión y la viabilidad de la larva en comparación con el grupo control.

En la Tierra se han analizado estos datos en lubina y corvina con buenos resultados, mostrándose la flexibilidad de estos organismos. En la segunda fase se elegirá entre las 300 especies acuícolas domesticadas la que resulte más adecuada para un viaje a la Luna. Una vez seleccionada la especie, el desarrollo embrionario del huevo permite plantear un viaje sin intervención humana de 3 a 4 días a la Luna.

Este año IFREMER y CSUM lanzarán el nanosatélite para continuar con los experimentos.

LUNAR Hatch implementará todas las pruebas de validación de aquí a 2030, que es el año que la Agencia Espacial Europea tiene previsto desarrollar el proyecto Moon Village, en el que se instalará la primera colonia en la Luna y será una etapa intermedia en el camino hacia Marte.

Referencias

European sea bass (Dicentrarchus labrax) and meagre (Argyrosomus regius) fertilized egg resistance to a spacecraft launcher vibration qualifying test. C. Przybyla et al. Aquaculture International volume 28, pages2465–2479(2020). DOI:https://doi.org/10.1007/s10499-020-00601-5

Aquatic invertebrate protein sources for long-duration space travel. LaraBrow et al. Life Sciences in Space Research, Volume 28, February 2021, Pages 1-10. DOI:https://doi.org/10.1016/j.lssr.2020.10.002