PATROCINADO

DORIN de Aquasoja: El secreto para mitigar los efectos de la enfermedad de invierno en la dorada

Portugal 16/11/2021 | Cuando llega el invierno y la temperatura del agua baja de 15ºC las doradas se vuelven vulnerables a las enfermedades

La llegada de la estación fría tiene consecuencias para la salud de la mayoría de las especies marinas, como la dorada (Sparus aurata), que manifiesta su vulnerabilidad a las bajas temperaturas a través de la enfermedad invernal, que está clasificada como una dolencia hepática de causa multifactorial y que se observa cuando la temperatura del agua desciende por debajo de los 15ºC.

La enfermedad invernal implica cambios metabólicos que, junto con las deficiencias nutricionales provocadas por la menor ingesta de alimentos, conducen a signos de estrés, inmunosupresión y mayor susceptibilidad a agentes patógenos oportunistas. Esta enfermedad provoca una serie de efectos no deseados, como la pérdida de peso de los animales, bajada del ritmo de crecimiento) y mortalidad asociada.

No obstante, es posible minimizar los impactos de esta enfermedad mediante estrategias nutricionales adecuadas.

Como señalan desde Aquasoja, la actitud vigilante y proactiva llevó a crear en 2013 DORIN, un alimento funcional que actúa sobre el metabolismo hepático de la dorada, evitando problemas fisiológicos derivados del choque térmico.

El alimento tiene una densidad nutricional baja (16% de grasa) e incluye solo aceite de pescado como fuente de lípidos adicionales, para garantizar un suministro máximo de ácidos grasos esenciales Omega-3 y una mejor digestibilidad. Su acción abarca diversos aspectos, ya que favorece la digestión de los lípidos y mejora la salud del hígado a través de extractos de plantas hepatoprotectores, emulsionantes y lisofosfolípidos.

DORIN también brinda protección contra bacterias y parásitos patógenos y apoya el sistema inmunológico de la dorada, ya que está reforzado con vitaminas antioxidantes, nucleótidos y aceites esenciales.

La acción de DORIN se extiende más allá de la estación fría, y sus efectos continúan cuando la alimentación voluntaria aumenta nuevamente, en la primavera. La buena salud del hígado y del tracto gastrointestinal, y una mejor condición inmunológica, aseguran una mejor recuperación durante este período.

Para lograr los efectos deseados de esta solución nutricional, se recomienda que DORIN sea incluido en el pienso de la dorada cuando la temperatura del agua descienda por debajo de los 15º. Este régimen de alimentación debe mantenerse durante todo el invierno, hasta que la temperatura del agua vuelva a subir a 17º / 18º. Este control, por parte del piscicultor, es fundamental para potenciar al máximo los efectos de la dieta funcional.

DORIN es, de hecho, la solución más adecuada y completa para combatir las enfermedades invernales. Pero Aquasoja también tiene una visión global de los cuidados necesarios, y es consciente de la importancia de complementar la administración de DORIN con buenas prácticas de gestión alimentaria, como la cantidad de piensos por día y el tamaño óptimo de gránulos para los peces.