INVESTIGACIÓN

El Instituto Ecoaqua contribuye con dos trabajos a consolidar el avance de la domesticación de la dorada

Los estudios se han llevado a cabo en el marco del proyecto PROGENSA, el único público de mejora productiva de la dorada en Europa

Dos trabajos del Grupo de Investigación del Instituto Universitario ECOAQUA de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, que lidera el proyecto nacional PROGENSA, ha publicado recientemente dos estudios científicos que demuestran, por primera vez, que la dorada de acuicultura “puede mejorar sus prestaciones” en las granjas.

Por un lado, como señalan, “a través de métodos de medición no invasivos” de la calidad morfológica de los peces, que propician una mejora de su crecimiento. Por el otro, “adquiriendo el conocimiento de valor genético de los reproductores de esta especie para prevenir las deformidades corporales durante los procesos de cría y engorde”.

PROGENSA, como señalan desde ECOAQUA, “es el único proyecto de carácter público que investiga en la mejora genética de la dorada en Europa, la especie marina de acuicultura más importante del viejo continente”.

El trabajo “Genetic parameters for quality traits by non-invasive methods and their G x E interactions in ocean cages and estuaries on gilthead seabream (Sparus aurata)”, publicado en Aquaculture, demuestra que los reproductores de dorada, una vez caracterizada y conocida la calidad genética de la morfología a través de IMASFISH, pueden heredar la misma calidad morfológica en los diferentes sistemas de producción utilizados en España, ya sean viveros en mar abierto o en esteros.

El primer autor de esta publicación e investigador postdoctoral del Grupo de Investigación en Acuicultura, Islam Elalfy Said, profesor de la Universidad de Damanhour, en Egipto, así como los directores de la investigación, Juan Manuel Afonso López de la ULPGC y Manuel Manchado Campaña del IFAPA de la Junta de Andalucía, aseguran que esta investigación constituye “el primer trabajo que utiliza un método automático para caracterizar la calidad genética de la morfología de la dorada, a través del programa IMAFISH desarrollado gracias a la colaboración entre los institutos universitarios ECOAQUA e IDeTIC (Instituto Universitario de investigación dedicado al Procesado de Señales) de la ULPGC”.

Esta tecnología automatizada propicia una mayor velocidad de evaluación, minimizando los costes de este proceso y mejorando la rentabilidad de las empresas en términos de crecimiento.

La investigación, en la que, además de los citados, también participaron los investigadores Davinia Negrín-Báez, Alberto Navarro y María José Zamorano, demuestra, por tanto, que la selección directa sobre el carácter utilizando métodos de medición no invasivos causa una respuesta indirecta a la selección que se define en el peso del filete, similar al de la selección directa sobre éste. Un hallazgo que contribuye, al tiempo, en la mejora de la respuesta del porcentaje del peso canal en la dorada motivando un mayor y más óptimo crecimiento de las crías.

Los resultados del IMAFISH ya han dado sus frutos industriales, hasta el punto de que la multinacional TROVAN, a través de su filial española TROVAN España, está estableciendo un Contrato de Transferencia con la ULPGC para incorporar el programa a su dispositivo FISHREADER que ya comercializa en los cinco continentes.

El segundo de los estudios, titulado "The Effect of the Deformity Genetic Background of the Breeders on the Spawning Quality of Gilthead Seabream (Sparus aurata L.)", ha sido publicado también de forma reciente en la revista científica Frontiers in Marine Science.

Sus hallazgos tienen también una importancia capital para las granjas acuícolas de la dorada ya que las deformidades corporales en esta especie marina constituyen un problema industrial de gran calado al venderse en el mercado, tanto entre las empresas como a los consumidores, como una pieza de pez entero.

Pese a que la calidad de la carne es exactamente igual que la de los peces que son morfológicamente normales, el conocimiento del valor genético se torna en esencial para observar deformidades en los reproductores de dorada, aspecto este que proporciona un mayor soporte a las empresas en términos de trazabilidad de la calidad genética de aquellos, permitiendo la mejora de los rendimientos productivos mediante la mejora de la calidad de la puesta y la reducción de la incidencia de peces deformes.

Por tanto, este hallazgo determina que el control genético de los reproductores de dorada, con antecedentes de haber padecido deformidades esqueléticas, propicia un significativo decrecimiento en la incidencia de malformaciones corporales entre sus descendientes, minimizando así los costes de producción de esta especie marina.

El investigador Álvaro Lorenzo Felipe del GIA-ECOAQUA, primer autor de la publicación, indica que por “primera vez en la producción de la dorada en cautividad, se demuestra que los factores genéticos de los reproductores que producen los lotes son más determinantes que los factores no genéticos”.

Los genotipos de los reproductores son, por tanto, más relevantes a la hora de explicitar dos aspectos íntimamente relacionados con la calidad reproductiva: la producción de huevos y el número de larvas vivas.

Junto al mencionado Álvaro Lorenzo, en este estudio participaron otros miembros del Grupo de Investigación en Acuicultura como Juan Manuel Afonso-López, Hyun Suk Shin, Cathaysa Pérez-García y María Jesús Zamorano, con la colaboración de Sergio León-Bernabeu, de la empresa Aquanaria S.L., y Jaume Pérez-Sánchez, del Grupo de Investigación en Nutrigenómica y Endocrinología del Crecimiento de Peces del Instituto de Acuicultura Torre de la Sal (IATS-CSIC).