MARISQUEO

El autoabastecimiento de semilla de almeja, asignatura pendiente del marisqueo gallego

La Xunta de Galicia baraja reactivar una antigua idea y crear una red de minicriaderos de semilla de almeja

Cada año se hace más que patente lo necesario que se hace que los bancos marisqueros cuenten con una producción de semilla de almeja para autoabastecerse y dejar de depender de lo que se produce en países como Francia o Italia.

A pesar de ser una tecnología bastante bien controlada y conocida en Galicia, los distintos proyectos que se han ido poniendo en marcha con poco éxito. El único ejemplo destacable es el de Ostreira, la única empresa que realiza el ciclo completo del molusco bivalvo y que opera desede hace 40 años. Sin embargo, y a pesar de que es capaz de poner en el mercado 70 millones de unidades de almeja babosa y 34 de japónica, se trata de una pequeña porción de la inmensa cantidad de producto que demandan los bancos marisqueros.

La Conselleria del Mar de la Xunta, consciente de la oportunidad perdida cada año, ha decidido activar un plan para crear una red de minicriaderos de semilla. Esta idea no es nueva ya que en los últimos 20 años se han puesto en marcha muchos proyectos que paulatinamente han ido fracasando. El problema no es de demanda, las técnicas de cultivo de las primeras fases de este bivalvo es costoso y complicado.

De momento, se trata de un proyecto preliminar, en fase de “definición y diseño”, en el que están participando técnicos de la Xunta de Galicia, del Clúster de Acuicultura de Galicia y de las Cofradías.

La semilla de almeja babosa no es barata y se estima que un millón de unidades se encuentra en torno a los 20.000 euros.

Los minicriaderos se ubicarán a lo largo de la costa y este proyecto buscará financiarse a través de fondos europeos. Esta red de viveros de semilla de almeja, han señalado desde la Xunta, tienen como objetivo final “dar apoyo al sector marisquero mediante el suministro de semilla para repoblar los bancos y mejorar su producción”.