INVESTIGACIÓN

El enriquecimiento ambiental para juveniles de dorada permite mejorar el bienestar de los peces

El estudio ha implicado análisis de los peces conductual, de aprendizaje y neurofisiológico |Foto archivo

juveniles-dorada-sparus-aurata

Baleares 15/07/2020 - Un estudio publicado recientemente por investigadores del Grupo de Etología y Bienestar Animal en Scientific Report aborda de manera novedosa el enriquecimiento ambiental como herramienta para mejorar el bienestar de peces de acuicultura, concretamente de juveniles dorada (Sparus aurata).

Ante la nueva corriente bioética de proporcionar a los animales destinados a consumo humano unas mejores condiciones de vida durante el proceso de crianza, los investigadores han analizado cómo, a través del enriquecimiento ambiental, se pueden proporcionar a esta especie de condiciones adecuadas de cría sin perjudicar el rendimiento productivo.

El estudio se ha llevado a cabo a un nivel experimental durante 60 días cumpliendo con todos los requisitos normativos según el Comité Ético de Experimentación Animal y llevado a cabo con personal capacitado y competente para llevar a cabo este estudio. En concreto, los investigadores enriquecieron tres tanques de cultivo con cinco cuerdas de fibra vegetal colgando de la parte superior a una distancia equidistante.

Los peces fueron gravados en vídeo para comprobar su comportamiento y compararlo con el tipo de enriquecimiento; así como para comprobar la capacidad de aprendizaje de los peces y la plasticidad conductual. El análisis mostró que los peces en condiciones de enriquecimiento presentaron un comportamiento exploratorio general, orientación espacial y aprendizaje mas alto en comparación con las doradas en ambientes no enriquecidos.

También fueron sometidos a un análisis neurofisiológico, específicamente de monoaminas cerebrales, para lo que los peces tuvieron que ser previamente sacrificados. Según los análisis se observó una mayor actividad dopaminérgica reciente en el telencephalon, la cual se identifica con procesos de aprendizaje; y aumento de la actividad serotoninérgica en el cerebelo, involucrado en la coordinación del equilibrio, movimientos y orientación.

Además, añaden en el estudio, los peces en ambientes enriquecidos, mostraron una mayor actividad antioxidante en todo el cerebro, sin daño oxidativo aparente.

Según señalan los investigadores, el enriquecimiento ambiental estructural pareció inducir una respuesta hormética en la dorada juvenil, mejorando su estado de bienestar durante el cautiverio.

Este tipo de estructuras físicas podría ser factible en granjas de peces como una herramienta pasiva y no invasiva para mejorar el bienestar de la dorada de cultivo intensivo. Sin embargo, como señalan, se necesitan más trabajos en relación con el diseño estructural, las condiciones de cría y la etapa de desarrollo de los peces, así como en otras especies de interés en acuicultura.

Referencia:
P. Arechavala-Lopez, J. C. Caballero-Froilán, M. Jiménez-García, X. Capó, S. Tejada, J. L. Saraiva, A. Sureda, D. Moranta. Enriched environments enhance cognition, exploratory behaviour and brain physiological functions of Sparus aurata. Scientific Reports.