INVESTIGACIÓN

El uso de anestésicos naturales nanoencapsulados en el sacrificio mejora la calidad del filete de pescado de acuicultura

La nueva tecnología ha sido probado en salmón Atántico, trucha arcoíris, lubina europea y tilapia del Nilo con buenos resultados

Salmón Atlántico, lomo pigmentado

El uso de biotecnología para producir nuevas sustancias de aturdimiento permitirá en unos años mejorar las respuestas de estrés durante el sacrificio y la calidad del filete del pescado. El hielo se considera uno de los métodos más eficientes, aunque todavía deja margen de mejora si se incluye en el agua anestésicos naturales.

Un estudio realizado por investigadores españoles de diversas instituciones, algunos de los cuales se encuentran realizando sus investigaciones en la Universidad de Nord, en Noruega, y cuyos resultados se han publicado recientemente en la revista científica Foods. Según las conclusiones alcanzadas, el uso biotecnológico de los nanoencapsulados de aceite de clavo en beta-ciclodextrinas (un monosacárido derivado del almidón) en el baño de aturdimiento puede considerarse una técnica que reduce el estrés de los peces acortando el tiempo de inducción de la anestesia, disminuyendo la respuesta al estrés y extendiendo la vida útil del filete de pescado fresco.

Los investigadores usaron este avance biotecnológico en dos especies de peces de acuicultura marina y dos continental, y analizaron todos los aspectos relacionados con la calidad organoléptica y de respuesta al estrés.

En concreto, las pruebas fueron realizadas en salmón Atlántico, trucha arcoíris, lubina europea y tilapia del Nilo. En general los investigadores observaron cómo estos nanoencapsulados de aceite de clavo reducen el tiempo necesario para inducir la anestesia independientemente de la salinidad del agua, el hábitat o la temperatura de la misma.

Los niveles plasmáticos de glucosa y cortisol disminuyeron en las cuatro especies, aunque las concentraciones de aceite de clavo variaron entre especies. Además, el nivel de lactato plasmático fue diferente entre los peces marinos y de agua dulce.

El uso de aceite de clavo prolongó la vida útil del pescado de todas las especies estudiadas de 3 a 7 días.

El trabajo se enmarca dentro de los estudios previstos en el proyecto H2020 ICE2LAST y ha estado financiado también por la Fundación Séneca y la ERC, proyecto H2020 EPIFISH.

Referencia:
Amanda Esperanza López-Cánovas, Isabel Cabas, Elena Chaves-Pozo, María Ros-Chumillas, Laura Navarro-Segura, Antonio López-Gómez, Jorge M. O. Fernandes, Jorge Galindo-Villegas, Alfonsa García-Alaya. Nanoencapsulated clove oil applied as an anesthesic at slaughtering decreases stress extends the freshness, and lengthens shelf life of cultured fish. Foods.