Los productos pesqueros son una de las más importantes fuentes de proteína animal del mundo y sus valores nutricionales los convierten en esenciales a la hora de elaborar una dieta sana y equilibrada, concepto vinculado a la denominada “Dieta Mediterránea”.

Según la FAO, la contribución de la acuicultura al suministro mundial de productos pesqueros está en continuo crecimiento y, como ejemplo, indicar que ya en el año 2016 los productos acuícolas superaron a la aportación de la pesca extractiva. Los productos de crianza, es decir, procedentes de la acuicultura, suponen, por tanto, una fuente de proteína animal saludable, sabrosa y sostenible para una población en continuo crecimiento y que demanda más alimentos de origen acuático como base para una dieta sana y equilibrada.

Además de tener todas las garantías sanitarias, tienen una serie de ventajas que los hacen muy interesantes para los consumidores:

  • Están disponibles para su captura y venta en todo momento, pescando según pedido y garantizándose la máxima frescura.
  • Las poblaciones son de tamaño homogéneo y existen diferentes tallas entre las que escoger, pudiendo elegir aquellas que más se adapten a nuestras necesidades.
  • La disponibilidad del producto hace que los precios sean asequibles y moderadamente constantes, facilitando su inclusión en la cesta de la compra.
dorada-estero-seafood

Hay que destacar que la acuicultura, como fuente de estos alimentos, es una Actividad Sostenible porque se realiza mediante prácticas que minimizan los impactos negativos sobre el entorno y se hacen continuos esfuerzos para mejorar el rendimiento acuícola a través de una gestión ambientalmente respetuosa, socialmente responsable y económicamente rentable, principios fundamentales de la definición de sostenibilidad y del desarrollo sostenible.
Y la actividad acuícola que se desarrolla en España, y especialmente en Andalucía, contribuye a:

  • Aportar alimentos ricos en proteínas, grasas, vitaminas y minerales básicos para una dieta saludable. Y todo ello, presumiendo de haber ahorrado muchos recursos al planeta porque la acuicultura es uno de los métodos de producción de proteína más eficientes, puesto que el consumo de energía, nutrientes, espacio y agua es mucho menor respecto a otras ganaderías.
  • Ofrecer más oportunidades de empleo. Y esta cuestión es especialmente importante si consideramos el hecho de que las instalaciones acuícolas suelen estar ubicadas en áreas remotas donde a veces el desarrollo de otras actividades económicas o empresariales no son posibles y la acuicultura se convierte en la única actividad generadora de empleo estable y arraigo poblacional.
  • Favorecer la seguridad alimentaria y, por tanto, la salud de las personas al controlarse todo el proceso productivo.
  • Promover el desarrollo económico con el mínimo impacto ambiental.
  • Favorecer la conservación de espacios naturales y de la biodiversidad de las comunidades que habitan en las zonas húmedas gracias al manejo sostenible de las explotaciones.

Todos estos hechos hacen que, además de sostenibles, los productos acuícolas sean saludables y sabrosos.
Son Saludables porque están controlados por veterinarios y profesionales técnicos cualificados a lo largo de todo su ciclo de vida; es decir, desde que nacen hasta que se pescan y sacrifican para su distribución en los mercados.
Las empresas acuícolas trabajan en la prevención de enfermedades y en la mejora del bienestar animal a través de programas sanitarios coordinados y aprobados por la administración que promueven la vacunación de los animales, el uso responsable de los medicamentos veterinarios, los controles veterinarios periódicos o la formación, entre otras muchas medidas dirigidas a ofrecer las máximas garantías a los consumidores.

Adicionalmente, los productos acuícolas, y en general los pesqueros, desempeñan un papel fundamental en la nutrición al representar una fuente valiosa de nutrientes y micronutrientes sumamente importantes para obtener dietas diversificadas y saludables. Contienen muchos de los minerales y las vitaminas necesarios para subsanar algunas de las deficiencias nutricionales más graves y generalizadas.

Muchos pescados son una fuente de ácidos grasos omega 3 de cadena larga, que contribuyen al desarrollo visual y cognitivo de los seres humanos y también proporcionan minerales esenciales, como el calcio, el fósforo, el zinc, el hierro, el selenio y el yodo, así como vitaminas A, D y B y son beneficiosos para la prevención de enfermedades cardiovasculares o los accidentes cerebrovasculares.

Y Sabrosos, porque la excelente calidad y la amplia variedad de productos existentes hacen que puedan ser cocinados con numerosas técnicas y presentarse a la mesa con ilimitadas elaboraciones. Suelen formar parte de las recetas locales y tradicionales de numerosos pueblos y ciudades de nuestra geografía y, además, en la Dieta Mediterránea – reconocida por la UNESCO como uno de los elementos de la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad– se recomienda consumir pescado en abundancia porque, además, aporta beneficios nutricionales a nuestro organismo.

El sabor de los productos pesqueros es, probablemente, el más variable de nuestros alimentos básicos, pues depende de la especie y tipo de producto, de la salinidad de las aguas donde vive, de lo que come y de la manera en que se captura y maneja.

Y, sin embargo, los consumidores no conocen suficientemente ni la actividad ni sus productos

La Organización de Productores de Piscicultura Marina de Andalucía lleva más de dos décadas trasladando –no solo a los consumidores– sino también a los mayoristas, intermediarios y responsables de las grandes superficies todos estos aspectos positivos de la actividad a través de numerosas acciones, entre las que podríamos citar: visitas y degustaciones a las explotaciones, concursos culinarios, encuentros B2B, asistencia a ferias, jornadas específicas o elaboración de libros de recetas.

Somos conocedores de que es un camino largo que, sin embargo, debemos recorrer. Y para ello también es necesario buscar compañía y aliados, tanto en la propia administración como en el sector acuícola para llegar a la meta.

Comenzando por las actuaciones promocionales del extinguido FROM hasta diversas campañas puntuales realizadas por la Junta de Andalucía, la administración ha tratado de acompañar al sector. Y también desde hace algunos ejercicios la asociación nacional APROMAR viene elaborando y ejecutando su Plan Estratégico de Comunicación de Acuicultura (PLECA), con los mismos objetivos y fines y con los que estamos en sintonía y coordinados para llegar al objetivo común de fomentar el conocimiento de nuestra actividad.

Por todo ello, podemos decir sin miedo y sin temor a equivocarnos que los productos acuícolas son la mar de saludables, sabrosos y sostenibles y que “Pescado de Crianza, Pescado de Confianza”.

Te puede interesar