BIENESTAR ANIMAL

Enriquecimiento ambiental para mejorar la rentabilidad de las granjas de trucha arcoíris

Rennes (Francia) 21/12/2021 | La adaptación de las condiciones físicas del tanque a las de la naturaleza reducen la agresividad y mejoran el bienestar de los peces

Los enfoques de la producción acuícola basados en la naturaleza pueden tener efectos significativos en el bienestar de los peces de cultivo. Tanto así que, usando este nuevo enfoque de crianza, aplicando pequeños cambios añadiendo estructuras físicas en los tanques los peces, se obtiene un mayor rendimiento productivo sin que se vea afectado el estado inmunológico y de salud.

De un tiempo a esta parte, la bibliografía científica para abordar estas estrategias de mejora han avanzado mucho. Los estudios sugieren que los peces, además de ser preservados de situaciones estresantes, también deben desarrollar sus habilidades cognitivas y ser sometidos a estímulos positivos para mejorar su estado físico y mental.

Todas las técnicas y modificaciones de los tanques para aumentar la complejidad ambiental tienen el objetivo de mejorar la vida de los peces. Esta estrategia busca estímulos positivos que generen en los peces mayor comodidad, estimulación, interés, sensación de seguridad y control propios del bienestar.

Dentro del enriquecimiento, el que adapta las condiciones físicas del entorno de cría es el mas cercano al basado en la naturaleza.

Para demostrar la relación entre estímulos positivos y mejora del rendimiento productivo, investigadores franceses han publicado en Aquaculture un trabajo en el que se introdujo enriquecimiento ambiental en el cultivo de trucha arcoíris mejorando el bienestar de los peces y la cohesión de la población.

En peces territoriales como los salmónidos, los estudios previos ya han venido demostrando que una mayor complejidad ambiental limita la agresión en los peces al reducir los contactos visuales entre individuos dominantes.

En este estudio, las truchas arcoíris fueron criadas en un ambiente enriquecido con piedras blancas, tuberías de PVC y plantas artificiales. El bienestar positivo se evaluó mediante indicadores conductuales, funcionales de crecimiento y salud, y emocionales, analizando el temor o la audacia.

Así, por ejemplo, para evaluar la agresividad analizaron los daños en las aletas de los peces. Mientras que para los parámetros metabólicos y de crecimiento, se analizó la cinética del peso, el factor de condición y el índice de conversión del alimento. También se llevaron a cabo análisis de inmunidad a través del control de la lisozima.

Como pruebas de sentimiento se analizó la reactividad emocional para evaluar el miedo, observando tanto el comportamiento como la liberación de cortisol; y la audacia de los peces.

El estudio destaca importantes diferencias de comportamiento entre truchas arcoíris criadas en tanques enriquecidos y las que se mantienen en tanques estándar y demuestra que, al reducirse los niveles de agresión entre los peces, se dan más oportunidades para que estos descansen y exploren, y brindan mayor estimulación, interés y sensación de seguridad que atienden al concepto de bienestar positivo. Esto probablemente, señalan, ha permitido que los peces mejoren el crecimiento, “sin ningún efecto sobre los parámetros de salud”.

La recomendación que lanzan los autores de este trabajo es la de “fomentar el enriquecimiento físico en las granjas de trucha arcoíris como una práctica de crianza rutinaria para aumentar el bienestar animal.

Referencia:
Brunet Valentin, Kleiber Aude, Patinote Amélie, Sudan Pierre-Lô, Duret Cécile, Gourmelen Guillaume, Moreau Emmanuelle, Fournel Catherine, Pineau Lionel, Calvez Ségolène, Milla Sylvain, Colson Violaine. Positive welfare effects of physical enrichments from the nature-, functions- and feeling- based approaches in farmed rainbow trout (Oncorhynchus mykiss). Aquaculture, 2021, 737825, ISSN 0044-8486. https://doi.org/10.1016/j.aquaculture.2021.737825