PROYECTOS

Episodios puntuales de bajo oxígeno y temperatura pueden hacer salmones más robustos

Noruega 2/12/2021 | El proyecto de NOFIMA ‘Pogress’ usa la epigenética para producir peces más resilientes

La epigenética, la interacción entre el genoma y el medio ambiente, es determinante en la vida de cualquier ser vivo y dependiente de factores externos. Esto que ya se ha observado en hermanos gemelos, se ha trasladado como parte del estudio e los organismos acuáticos para mejorar determinadas características en acuicultura, como la resiliencia.

En Nofima son conscientes de la importancia que la epigenética puede tener en acuicultura y por eso la vienen estudiando a través de su proyecto Progress (Porgramming Fish for Robustness) que expone a los salmones a factores estresantes como bajas temperaturas y bajos niveles de oxígeno en las primeras etapas larvarias para que influyan en su material genético (ARN) y resistan mejor el estrés en otras etapas del desarrollo adulto.

En general, los episodios estresantes afectan a los peces de forma negativa al tener un impacto no deseado en el desarrollo, crecimiento y comportamiento. Pero también, superar estos episodios en etapas tempranas de su desarrollo los hacen más robustos por activar mecanismos epigenético involucrados. Al menos, eso es lo que se cree y lo que se quiere investigar, si el impacto del estrés hace más resistentes a los peces, y qué nivel es el que justifica este tipo de acciones desde una perspectiva de bienestar animal.

Este tipo de estudios, que por otra parte no es novedoso ya que se ha venido aplicando a otras especies del Mediterráneo y representan una especie de flashback a lo que ocurre en la naturaleza. Pues, en el caso específico del salmón, las temperaturas frías son habituales en su entorno silvestre, por lo que las temperaturas más elevadas de los centros de producción es el verdadero factor “estresante” en los peces. Por eso, como señala Erik Burgerhout, lo importante de estas investigaciones “es comprender qué hay detrás de estos mecanismos”.

Según los estudios llevados a cabo desde Nofima, los niveles bajos de oxígeno hasta niveles de hipoxia afectan a los peces. La pregunta clave en este caso es hasta qué punto programan al pez para resistir bajos niveles de oxígeno en su etapa adulta, además de mejorar el sistema inmunológico del pez.