INVESTIGACIÓN

Estrategias de Economía Circular permitirían recuperar valiosos ingredientes de los recortes y cabezas del pescado

Un estudio caracteriza y analiza el aceite de pescado que se puede obtener de los desechos del salmón Atlántico y sus aplicaciones antimicrobianas

Hombre con dos salmones

Los recortes, vísceras y cabezas de pescado procedentes de la industria transformadora de productos del mar están infra aprovechadas y en el mejor de los casos son utilizados para convertirlos en harina o fertilizantes agrícolas. Sin embargo, cualitativa y cuantitativamente podrían tener una valorización aun mayor si se siguen estrategias de economía circular.

A pesar de esta potencial importancia, se trata de desechos cuyas aplicaciones están poco exploradas y caracterizados, por lo que requiere de estudios que analicen a fondo su potencial. Sobre todo, teniendo en cuenta que los desechos de la industria transformadora pueden representar entre el 30 y el 50 por ciento del peso total del pez, y gran parte de los aceites que se pueden obtener de ellos son acidos grasos poliinsaturados de cadena larga (Omega-3 y Omega-6).

Uno de estos estudios es el realizado por investigadores de la Universidad de Palermo, en Italia, que han caracterizado e investigado cualitativamente los efectos antimicrobianos del aceite de pescado extraído de muestras de desechos de salmón Atlántico con objeto de evaluar el uso potencial de estos ingredientes para el tratamiento de infecciones patógenas.

Los resultados de la caracterización de los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga extraídos tanto de la cabeza como de los tejidos blandos, así como la actividad antimicrobiana han sido publicados en la revista Biochemistry, Biophysics and Molecular Biology. En este trabajo se demuestra cómo tienen capacidad mínima inhibitoria del crecimiento de bacterias Gram-positivas fue de 25% y Gram-negativas de 12,5%.

Los resultados también han mostrado que además de tener una capacidad inhibitoria microbiana independiente de la pared celular, el aceite obtenido de las partes blandas del salmón parece ser más eficaces que las de la cabeza.

Referencia:
Inguglia L, Chiaramonte M, Di Stefano V, Schillaci D, Cammilleri G, Pantano L, Mauro M, Vazzana M, Ferrantelli V, Nicolosi R, Arizza V. 2020. Salmo salar fish waste oil: Fatty acids composition and antibacterial activity. PeerJ 8:e9299 https://doi.org/10.7717/peerj.9299