INVESTIGACIÓN

IIM-CSIC monitoriza dos pulpos en Islas Cíes para aprender de su ecología y mejorar su cría en cautividad

Santiago de Compostela 15/02/2022 | Los ejemplares están dotados con emisores acústicos que ayudarán a localizarlos debajo del agua

El Instituto de Investigaciones Marinas (IIM-CSIC) va a monitorizar dos pulpos liberados en el Parque Natural de las Islas Cíes, uno nacido en cautividad y otro salvaje, con el objetivo de resolver las incógnitas ecológicas de la especie en la fase juvenil y adulto.

Para el seguimiento de los ejemplares, los dos pulpos han sido dotados con emisores acústicos para su localización bajo el agua. Estos trabajos se desarrollan en el marco del proyecto ECOSUMA, financiado a través el Plan Estatal que dio inicio en 2020 y finaliza en 2023.

Este proyecto busca avanzar en el mejor conocimiento de los principales cuellos de botella en la crianza integral del pulpo que pasan por la ecología de la fase larvaria y el asentamiento al fondo marino de éstas.

Está liderado por el grupo de Ecología y Biodiversidad Marina y cuenta con la participación del Instituto Portugués das Pescas e da Atmosfera y del Grupo Profand y personal técnico del CSIC y de empresas colaboradoras.

Se trata de la primera vez que se aplica esta metodología en el pulpo común, aunque, como señalan desde el proyecto, “hay constancia de intentos anteriores”.

Una vez validado este sistema de marcado acústico, se aplicará la metodología a ortos ejemplares salvajes durante el verano. Por su parte, los científicos investigarán durante los próximos meses las relaciones tróficas del pulpo en las fases críticas en las que se produce una gran mortalidad en condiciones de cautiverio y que son cuando los pulpos su última fase previa antes del asentamiento y cuando están recién asentados al fondo.

Con los datos que se obtengan, junto con el conocimiento de las condiciones ambientales que rigen el ciclo de vida, se conseguirá avanzar hacia un enfoque ecosistémico del manejo de este importante recurso, señaló al respecto Ángel González, uno de los investigadores principales.

Te puede interesar