INVESTIGACIÓN

Investigadores desarrollan una herramienta proteómica que distingue entre una dorada silvestre de otra de crianza

El fraude en el etiquetado de productos del mar afecta a uno de cada cuatro pescados servidos en restaurantes

Uno de los mayores fraudes alimentarios se produce en el ámbito de los productos del mar cuando los consumidores recibimos una especie distinta a la que marca el etiquetado en el lineal de la pescadería o en el restaurante. El fraude ha llegado a ser de tal magnitud que en 2015 Oceana destapó que incluso en los restaurantes de los edificios oficiales de la Unión Europea el 30 por ciento de los productos del mar no correspondían con las especies etiquetadas.

En los restaurantes la situación no es mucho mejor ya que 1 de cada 4 platos pescados ofrecidos en restaurantes de Madrid no utilizaba para sus elaboraciones el pescado ofrecido, tal y como desveló en 2018 una investigación del Departamento de Biodiversidad y Biología Evolutiva del Museo Nacional de Ciencias Naturales del CSIC.

El hecho de contar con una herramienta nueva y alternativa que pueda ayudar a reducir el fraude, protegiendo a los consumidores y garantizando la trazabilidad del producto es la que ha llevado a investigadores italianos a desarrollar un método proteómico que permite reconocer entre una dorada silvestre de una de crianza.

Se trata de un método basado en electroforesis bidimensional (2DE) y es capaz de identificar la ubiquitina en los peces silvestres y marcar la diferencia con los de crianza, asegurando así un seguimiento continuo a lo largo de toda la cadena comercial y contribuyendo a reducir el fraude alimentario.

Además, este método forense podría servir también para identificar los especímenes robados de instalaciones de cultivo o los procedentes de escapes accidentales.