PROYECTOS

La Central Nuclear de Lemóniz un paso mas cerca para convertirse en polo de investigación y producción acuícola

La publicación de la Ley de los PGE 2021 incluye un disposición transitoria por la que los terrenos son cedidos del Estado al País Vasco

central-nuclear-lemoniz-google-earth-760

Madrid 4/01/2021 – Los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2021 que han entrado en vigor con el nuevo año recogen la transferencia al País Vasco de los terrenos ocupados por la central nuclear de Lemóniz, en Vizcaya, con destino a un polo de investigación y producción acuícola.

Con la publicación de la Ley de los PGE 2021 en el Boletín Oficial del Estado queda sin efecto la Orden de la Ministra de Hacienda de 6 de agosto de 2019, por la que se cedían gratuitamente a la comunidad autónoma del País Vasco los 69.784 metros declarados de utilización de dominio público marítimo terrestre.

Esta antigua Central Nuclear que nunca estuvo provista de material radiactivo, se destinará a instalaciones de acuicultura, según un proyecto que promueve el Centro Tecnológico AZTI, y para el que ya hay interesados varios grupos de inversores. Entre ellos, un grupo noruego para producir salmón Atlántico, un grupo británico para producir “varias especies” y otro franco-español para la producción de trucha asalmonada.

Según ya informó al respecto misPeces, la antigua central de Lemóniz se encuentra a 30 km de Bilbao, cuenta con la posibilidad de captación de agua marina y dulce; así como con naves que, una vez adaptadas, podrán acoger a varias empresas en la misma instalación, con capacidad para producir, según el escenario seleccionado, 8.000 TM y 11.500 TM anuales de especies acuícolas.

En el primer escenario, la inversión requerida será de 18,3 millones de euros, y permitirá poner en explotación 4 hectáreas de la Central. De las 8.000 TM previstas, 2.551 TM serían de salmón, el 5 por ciento de la demanda estimada de la especie en España; 2.646 TM de trucha arcoíris, que cubriría el 18 por ciento del mercado; y 793 TM de peces planos, el 2 por ciento del mercado; también se podrían producir 2.067 TM de langostinos, 3 por ciento del mercado.

En un segundo escenario más ambicioso en inversión, con 25,8 millones de euros, se pondrían en producción 11.500 TM anuales, que ocuparían 5,5 hectáreas, de las que 3.262 TM de salmón, 7 por ciento del mercado; 3.385 TM de trucha asalmonada, 24 por ciento del mercado; 1.393 TM de peces planos, 3 por ciento del mercado; y 3.356 TM de langostinos, 4 por ciento del mercado.

Estas inversiones repercutirían en 381 puestos de trabajo directo en el primer caso y 576 empleos en el segundo, con la consiguiente posibilidad de contratación de profesionales en acuicultura. Cada puesto de trabajo directo está calculado sobre la base de que generaría 1,5 empleos indirectos.

La adecuación de las instalaciones llevaría 3 años de trabajos; posteriormente, los proyectos industriales requerirían de entre, 5 y 6 años en ponerse a pleno rendimiento, por lo que se estaría hablando de un horizonte de 10 años, según los cálculos de AZTI.

Una vez se complete la cesión de los terrenos, el siguiente paso será el de búsqueda de fuentes de financiación público-privada; para, posteriormente, buscar inversores y la implementación de la actividad acuícola e industria auxiliar.