MEDIO AMBIENTE

La acuicultura bien desarrollada puede contribuir a alimentar el mundo

Los alimentos acuáticos por si solo no pueden alimentar el planeta, pero pueden desempeñar un papel importante para aliviar las presiones ambientales

Pescados de acuicultura

El consumo de pescado está de moda, y no sin razón, ya que es fuente de proteínas saludables, vitaminas y minerales esenciales. Además, su producción es más respetuosa con el medio ambiente respecto a las emisiones de gases efectos invernadero si se compara con la ganadería terrestre.

La evidencia científica reportada en numerosos estudios señala que la piscicultura permite producir proteínas con un 87% menos de emisiones de estos gases nocivos para el planeta que la ganadería vacuna, utiliza un 49% menos de tierra de labranza que las aves de corral, y necesita un 84% menos de agua dulce que la ganadería porcina.

La acuicultura es, por tanto, una forma inteligente, civilizada y sostenible de producir los peces y mariscos que contribuye a mejorar la seguridad alimentaria, la salud del planeta y el alimento en el futuro.

Pero para que todas estas ventajas se disfruten plenamente, aún se debe trabajar en los distintos aspectos relacionados con las especies, los entornos y las soluciones tecnológicas.

La mayoría de las especies y sistemas de acuicultura sufren grandes brechas de rendimiento, lo que significa que las intervenciones e inversiones específicas podrían impulsar significativamente el suministro de alimentos acuáticos y el acceso a alimentos nutritivos sin un aumento concomitante de las huellas ambientales.

En un artículo científico publicado en OneEarth un equipo multidisciplinar de investigadores ha destacado las intervenciones que hacen falta para mejorar la productividad y el desempeño ambiental de la acuicultura mundial para que esta pueda contribuir plenamente a mejorar la seguridad alimentaria futura.

Para los científicos, se debe prestar mayor atención a la identificación y ejecución de acciones que mejoren la productividad y el desempeño ambiental de especies de bajo valor que se han pasado relativamente por alto a este respecto hasta la fecha.

También a las tecnologías que permiten beneficiar principalmente al 16% de la población mundial que vive en países de ingresos altos.

Muchas de las acciones que se deben adoptar están en disponibles, pero no se aplican y, por tanto, deben apuntar a especies alimentarias acuáticas accesibles, que se producen en granjas de pequeña y mediana escala.

Estas intervenciones, como señalan, requieren una combinación de acciones a corto y largo plazo, pero muchas podrían implementarse a bajos costos monetarios. Sin embargo, adaptar las intervenciones más eficientes al conjunto diverso de sistemas acuícolas e incentivar su implementación sigue siendo el mayor desafío y requiere el apoyo del gobierno.

En este estudio, sostienen que los incentivos financieros y los esfuerzos regulatorios, junto con la inversión en genética, piensos y gestión de granjas, incluido un mejor mantenimiento de registros y gestión de datos por parte de los acuicultores individuales, son necesarios para impulsar la producción acuícola, mejorar la eficiencia en el uso de recursos y reducir los impactos ambientales. Mientras tanto, los alimentos acuáticos de alto valor de los sistemas costa afuera y los RAS tienen el potencial de reducir los impactos ambientales en la escala del sistema alimentario global si reemplazan la carne roja en las dietas, pero su contribución a la alimentación de la población mundial será limitada.

La intensificación sostenible de los sistemas existentes para aumentar la accesibilidad de los alimentos acuáticos, basada en la ampliación de intervenciones probadas pero adoptadas con poca frecuencia, podría contribuir sustancialmente a alcanzar los objetivos de sostenibilidad en la acuicultura. Sin embargo, estos sistemas y mejoras también deben compararse mejor utilizando evaluaciones de ciclo de vida y marcos complementarios, para identificar los posibles beneficios generales de sostenibilidad.

Los alimentos acuáticos por sí solos no pueden garantizar la seguridad alimentaria en el futuro, pero, si se desarrollan cuidadosamente, pueden desempeñar un papel más importante para aliviar las presiones ambientales del sistema alimentario actual en el planeta.

Referencia:
Patrik John Gustav Henriksson, Max Troell, Lauren Katherine Banks, Ben Belton, Malcolm Charles Macrae Beveridge, Dane Harold Klinger, Nathan Pelletier, Michael John Phillips, Nhuong Tran. Interventions for improving the productivity and environmental performance of global aquaculture for future food security. OneEarth. DOI:https://doi.org/10.1016/j.oneear.2021.08.009

Te puede interesar