INVESTIGACIÓN

La epigenetica también puede ayudar a afinar los programas de selección genética en dorada

Investigadores del IATS-CSIC analizan los efectos de la hipoxia leve en larvas de dorada para mejorar la supervivencia un 10 por ciento

Castellón 19/11/2020 - En España, los programas públicos de mejora genética en dorada (Sparus aurata) a través del proyecto PROGENSA son relativamente nuevos, si se compara con los años que se viene haciendo en Noruega con salmón Atlántico. A través de estos programas de mejora se han alcanzado 3 generaciones de dorada mejorada y ya se está evaluando la cuarta.

Durante todo este tiempo se ha podido corroborar que la herencia genética que se transmite en cada generación es clave para hacer una selección de peces por velocidad de crecimiento. Sin embargo, los investigadores siguen realizando nuevos ensayos para establecer nuevos aspectos relacionados con la mejora ganadera de la dorada para hacer más rentable la actividad piscícola.

Un estudio de 18 meses de duración realizado por investigadores del Instituto de Acuicultura Torre de la Sal del CSIC (IATS-CSIC) ha permitido obtener datos de dos ensayos complementarios para evaluar los efectos independientes del genotipo y el entorno temprano sobre la heterogeneidad del crecimiento de la dorada.

En concreto, los investigadores han establecido los efectos de la genética y la hipoxia leve en los primeros días de las larvas de dorada y cómo el sometimiento de los peces a este nivel bajo de estrés puede mejorar un 10 por ciento la supervivencia futura de los ejemplares.

Como es bien sabido por estudios en trucha arcoíris, la epigenética juega un papel crucial en la respuesta celular a la hipoxia, y este es un aspecto clave en especies acuícolas a las que hay que someter al confinamiento y a un manejo en el que puntualmente pueden verse sometidos a niveles de estrés sin que se vea comprometido el bienestar de los mismos.

Los ensayos realizados por los investigadores del IATS-CSIC han permitido dilucidar que la heterogeneidad de las respuestas al estrés de las doradas depende de cada individuo, siendo esta, una respuesta intrínseca dependiente de la genética, pero también, de las experiencias estresantes de cada individuo en la vida temprana.

En el estudio se utilizaron familias de peces de crecimiento rápido, intermedio y lento. Entre los resultados obtenidos en la experiencia observaron que los peces seleccionados de familias de crecimiento rápido siguieron aumentando, aunque levemente, durante el invierno, una época del año donde, debido al agua mas fría, los peces no suelen aumentar de peso. Así, por ejemplo, los peces de familias seleccionadas como de crecimiento intermedio o lento, detuvieron su desarrollo e incluso experimentaron pérdida de peso, lo que se agravó durante la segunda temporada de frío.

Como cabía esperar, todos los peces de las distintas familias clasificadas por su ritmo de crecimiento aumentaron su peso en la época cálida.

En el modelo experimental expusieron los peces a una hipoxia leve durante 21 días, desde el día 60 después de la eclosión hasta el día 81 y se comprobó que no tuvo un impacto negativo en los individuos que crecía a tasas de crecimiento específico (SGR) por encima de 9 y se observó también que la supervivencia aumento un 10%. Los investigadores especulan que esta hipoxia en los peces de crecimiento rápido les ayuda a mejorar su equilibrio oxidativo. La disponibilidad reducida de oxígeno desencadenaría un comportamiento menos activo e interacciones menos agresivas.

Posteriormente, durante los días 112 a 127 después de la eclosión, la tasa de crecimiento se redujo solo cuando los peces nunca antes enfrentaron esta condición ambiental, lo que es indicativo de una programación ambiental efectiva que produjo diferentes fenotipos de crecimiento y supervivencia según la ventana de tiempo de el episodio de hipoxia.

Esto también se aplicó a la viabilidad del crecimiento compensatorio, ya que el primer episodio de hipoxia temprana no comprometió el proceso de compensación del crecimiento durante las etapas juveniles tempranas.

A pesar de estos nuevos datos, a los investigadores les queda por establecer los vínculos precisos entre estos resultados fenotípicos y los eventos tempranos, que afectan tanto al comportamiento fisiológico como al comportamiento social en los peces de esta especie de alto interés en la acuicultura Mediterránea.

La variación del tamaño como criterio principal para mejorar el crecimiento para mejorar la producción y el bienestar de los peces en la cría intensiva sigue siendo el mas interesante. Sin embargo, el estudio reveló que el mejoramiento basado en la heterogeneidad del tamaño sería más complicado de lo que inicialmente estaba previsto porque el proceso de compensación del crecimiento final puede enmascarar, al menos parcialmente, la convergencia del tamaño inicial que ocurre hasta un tamaño crítico, que parece coincidir con la dominancia de hipertrofia del crecimiento muscular.

Referencia:
Erick Perera, Enrique Rosell-Moll, Fernando Naya-Català, Paula Simó-Mirabet, Josep Calduch-Giner, Jaume Pérez-Sánchez. Effects of genetics and early-life mild hipoxia on size variation in farmed gilthead sea bream (Sparus aurata). Fish Physiology and Biochemistry