INVESTIGACIÓN

La mala gestión de los residuos urbanos llega hasta las lubinas de cultivo canarias

APROMAR muestra su decepción por el enfoque que se ha hecho en IU-ECOAQUA de un problema global como es el de los microplásticos en el ambiente

Un estudio de base realizado por investigadores del grupo de investigación en Ecología de los Organismos Marinos (EOMAR) del IU-ECOAQUA ha documentado, por primera vez, presencia de microplásticos en el tracto digestivo de lubinas europeas (Dicentrarchus labrax) cultivadas en aguas de Tenerife.

Los análisis realizados en 83 lubinas durante los años 2016 y 2017, y cuyos resultados han saltado ahora a la opinión pública tras la aparición en la revista científica Marine Pollution Bulletin y la difusión a los medios de IU-ECOAQUA, muestran la presencia de 119 partículas de origen antropogénico en 53 de los peces, es decir, el 65% de los ejemplares analizados.

El 97,5% de las partículas, según destaca el estudio, eran microplásticos de menos de 5 milímetros, en su mayor parte, fibras de celulosa o celofán, por fragmentos de polipropileno y polietileno.

Los investigadores se han tomado la molestia de identificar las partículas por colores. Según indican, un 26% eran de color azul, un 24% amarillo, un 17% negro y un 14% transparente. Sumado a su morfología y a los tipos de polímeros encontrados en combinación a la ubicación de las jaulas de acuicultura hacen que los investigadores firmantes del trabajo: Stefanie Reinold, Alicia Herrera, Francesco Saliu, Carlos Hernández-González, Ico Martínez, Marina Lasagni y May Gómez; sospechen sobre la existencia de una conexión relevante entre la contaminación causada por los núcleos urbanos, las actividades turísticas y de ocio marino, los sumideros de la depuradoras, entre otros factores, con lo que la cifra "podría ser similar si el estudio realizado se refiriese a peces de captura".

nos resulta decepcionante que estos prestigiosos científicos dediquen su tiempo a ser los primeros en documentar la ingesta de plásticos en lubinas cultivadas, como si esa primicia fuera un mérito a destacar

- Javier Ojeda, gerente de APROMAR

Los microplásticos en los pescados no son novedad, como no lo son en otros alimentos, o en agua embotellada

Los investigadores han identificado como principal problema de la presencia de los microplásticos la falta de una buena regulación y gestión de los vertidos de aguas residuales en zonas urbanas y complejos turísticos en la costa, por lo que recomiendan a las empresas acuícolas a elegir ubicaciones alejadas de zonas altamente pobladas o donde existan vertidos de aguas residuales a mar abierto. Como medida adicional, se propone limitar el uso de materiales plásticos en las artes de pesca de las empresas acuícolas.

Al respecto del estudio, misPeces ha contactado con Javier Ojeda, gerente de la Asociación de Empresas de Acuicultura de España (APROMAR) quien ha lamentado la “visión miope” de los investigadores autores de este estudio. Javier Ojeda considera que los investigadores deberían haber contextualizado sus mediciones, ya que, solo han conseguido “titulares de prensa muy dañinos para el sector de la acuicultura canario, que ponen en el mercado los alimentos más seguros que existen”.

Como señala Ojeda, desgraciadamente, la presencia de microplásticos en el medioambiente, marino y terrestre es ubicua. Después de más de medio siglo usando la civilización humana plásticos de manera generalizada, hay numerosos estudios que demuestran presencia de microplásticos en miel, pollo, cerveza, aire, agua mineral embotellada y, por supuesto, en el pescado. “Nadie se puede sorprender de ello a estas alturas”, subraya.

En todos los estudios relacionados con la presencia de microplásticos en peces de acuicultura, señala Javier Ojeda, “se ha demostrado que la presencia de una cantidad reducida de microplásticos (como la localizada en el trabajo de EOMAR y ECOAQUA) en el tracto digestivo de los peces no pasa a las partes comestibles del pescado y que resultan totalmente inocuos para las personas que consumen esos pescados”.

Por eso, señala el gerente de APROMAR, “nos resulta decepcionante que estos prestigiosos científicos dediquen su tiempo a ser los primeros en documentar la ingesta de plásticos en lubinas cultivadas, como si esa primicia fuera un mérito a destacar, y no realicen estudios calculando las toneladas de residuos plásticos o microplásticos que los emisarios de aguas residuales de ciudades emiten cada segundo a las aguas de Canarias”.

Referencia:

El estudio, que lleva el título de ‘Evidencia sobre ingestión de microplástico por lubinas cultivadas (Dicentrarchus labrax)’, ha contadoo con la participación de investigadores de IU-ECOAQUA, el Earth and Environmental Science Department de la Universidad de Milán Bicocca, Italia; y el Centro Oceanográfico de Canarias.

Stefanie Reinold, Alicia Herrera, Francesco Saliu, Carlos Hernández-González, Ico Martinez, Marina Lasagni, May Gómez. Evidence of microplastic ingestion by cultured European sea bass (Dicentrarchus labrax). Marine Pollution Bulletin, Volume 168, 2021, 112450, ISSN 0025-326X. https://doi.org/10.1016/j.marpolbul.2021.112450