INVESTIGACIÓN

La terapia con fagos contra infecciones bacterianas pueden ser una solución eficaz en acuicultura

La eficacia de la terapia de fagos es comparable a la quimioterapia y respecto a los antibióticos son más económicos y “verdes”

El control de las enfermedades en acuicultura siempre es objeto de estudio por parte de los investigadores para anticiparse a las próximas amenazas patogénicas bacterianas y reducir los posibles impactos económicos que éstas puedan dejar.

Además de las medidas profilácticas y preventivas, la solución que ha solido encontrar la industria ante amenazas de tipo bacteriano está relacionada con el empleo de fármacos tipo antibióticos, un tipo de terapia desaconsejada por la resistencia que se suele presentar al cabo del tiempo.

En la búsqueda de alternativas a este tipo de fármacos, la investigación se ha centrado en el estudio de los probióticos y prebióticos, así como la terapia de fagos como posible solución.

Los fagos no dejan de ser virus bacterianos que suelen hospedar a los patógenos hasta consumirlos. La eficacia de la terapia de fagos es comparable a la quimioterapia y producen la bacteriólisis a través de mecanismos totalmente diferentes a cómo actúan los antibióticos. Los fagos suelen tener una alta naturaleza específica del huésped por lo que no es posible que estos cambien de patógeno.

Además, las terapias de fagos destacan por ser muchísimo más económicas que las equivalentes con antibióticos, y presentan efectos secundarios.

La terapia de fagos presenta, por tanto, indudables ventajas sobre el uso de fármacos por su enfoque único en términos de bioseguridad para el manejo y control de enfermedades infecciosas en la acuicultura, además de poder ser económica y ecológica. Se trata de una nueva tecnología que se ha probado en muchos cultivos acuícolas en los últimos años, especialmente en peces, langostinos, langostas y moluscos bivalvos.

Sin embargo, no todo pueden ser buenas noticias, ya que el principal obstáculo para que este tipo de terapias ya que recientemente se han observado resistencias bacterianas a este tipo de estrategias.

Como señalan en un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Pondicherry, en India, y cuyos resultados se han publicado en Aquaculture International, la terapia de fagos a veces no es capaz de acabar con la virulencia de un patógeno, pero sí de limitarla hasta el punto que los propios mecanismos de autodefensa del pez, crustáceo o molusco reducen la enfermedad.

Entre las líneas recomendadas de investigación necesaria se destacan aquellas dirigidas a la aplicación de bacteriófagos contra patógenos intracelulares y en todos los grupos taxonómicos de control de enfermedades de acuicultura. Otra aplicación comercial interesante será aquella dirigida a la formulación eficaz del cóctel de bacteriófagos capaz de acabar con un agente patógeno.

Referencia:
S. Ninawe, S. Sivasankari, P. Ramasamy, G. Seghal Kiran, Joseph Selvin. Bacteriophages for aquaculture disease control. Aquaculture International. https://doi.org/10.1007/s10499-020-00567-4