INVESTIGACIÓN

Las deformaciones esqueléticas de la lubina en fase criadero se recuperan durante el engorde

Creta (Grecia) 7/04/2022 | Un estudio en lubina europea identifica el porcentaje de peces que se recupera de la lordosis hemal durante la fase de engorde

Las deformidades esqueléticas de los peces de acuicultura son uno de los desafíos que deben afrontar los productores en la fase criadero. Algunas como la lordosis, han sido consideradas generalmente desviaciones del rango fenotípico, pudiendo afectar negativamente la valoración del consumidor cuando el pescado alcanza la talla comercial.

Como señalan investigadores del departamento de Biología de la Universidad de Creta, en los últimos 15 años un número creciente de estudios muestran que ciertos tipos de anomalías pueden recuperarse durante el crecimiento de los peces. En el caso de la lordosis hemal, esta deformación se asocia en dorada y lubina europea a una respuesta adaptativa de la columna vertebral de los peces en las últimas etapas de la fase larvaria y la fase juvenil temprana por el aumento de las cargas mecánicas de los músculos durante la natación intensa de los tanques de cultivo.

Para confirmar esta recuperación, los investigadores realizaron un estudio radiográfico en lubinas, el cual reveló que la recuperación de la morfología externa lordótica se produjo en algunos casos parcialmente y en otros de forma completa.

Durante el estudio se han desarrollado índices morfométricos simples para vincular la gravedad de la lordosis en la fase juvenil y relacionarla con la calidad morfológica de los peces en la cosecha.

El estudio se llevó a cabo con 600 juveniles de lubina europea con 111 días, de los que 200 fueron lordóticos. A los 150 días se seleccionaron 350 peces al azar y fueron transferidos a una granja marina para proceder al engorde de los mismos hasta los 502 días.

El examen morfológico reveló que entre el día 150 y 502 después de la eclosión el 60% de los juveniles lordóticos se convirtieron a un fenotipo normal al final del periodo de crecimiento. Curiosamente, como señalan los investigadores, el 56% de los peces recuperados, el 31% presentaban una columna vertebral completamente normal, y un 25% anomalías menores de vertebras.

El método para diferenciar peces lordóticos reversibles e irreversibles puede servir para el control de la calidad y su descarte en la fase criadero de estos últimos antes de ser transferidos a las jaulas de engorde.

Referencia:
Fragkoulis, S.; Kourkouta, C.; Geladakis, G.; Printzi, A.; Glaropoulos, A.; Koumoundouros, G. Recovery of Haemal Lordosis in European Seabass Dicentrarchus labrax (Linnaeus 1758). Aquac. J. 2022, 2, 1-12. https://doi.org/10.3390/aquacj2010001