PROYECTOS

Las granjas marinas son agentes de preservación de la biodiversidad marina en su entorno

El proyecto Parapez no evidencia transmisión de parásitos entre peces silvestres y de acuicultura

En el entorno de una granja acuícola podemos encontrar más a menudo de lo que muchos pueden pensar especies como el delfín mular (Tursiops truncatus) o el atún rojo (Thunnus thynnus), grandes depredadores que permiten evidenciar cómo la acuicultura puede actuar como agentes de preservación de la biodiversidad marina en su entorno.

Observaciones que en este caso se han realizado en el marco de la ejecución del proyecto Parapez 2 que lidera el grupo de investigación SAIGAS de la Universidad CEU Cardenal Herrera, y han quedado registradas en 11.000 imágenes submarinas utilizadas para la identificación de especies silvestre en torno a las granjas acuícolas.

Parapez-2 (Estudio de la transmisión de parásitos entre peces de especies cultivadas y salvajes), dotado con 162.500 euros está en su fase final y ha tenido por objetivo analizar la posibilidad de que exista transmisión de infecciones parasitarias. Estas imágenes se han tomado en instalaciones acuícolas en mar abierto de las provincias de Castellón y Alicante, en la Comunidad Valenciana; y de Lanzarote, Gran Canaria, Tenerife y La Palma, en las Islas Canarias.

En total se han analizado 557 peces cultivados y silvestres, en doce muestreos en Canarias, y diez en la Comunidad Valenciana. Las especies acuícolas analizadas han sido la lubina europea (Dicentrarchus labrax), la dorada (Sparus aurata) y la corvina real (Argyrosomus regius) y en ellas que se han encontrado parásitos monogénidos del género Diplectanum spp, y de las especies Sparicotyle chrysophrii, Sparicotyle pancerii, Lamellodiscus echeneis o Calceostoma calceostoma.

Por su parte, los expertos han encontrado que en las especies silvestres existe una mayor diversidad parasitaria, encontrando monogénidos de las especies Axine belone, Atriaster heterodus, Atrispinum acarne, Gastrocotyle trachuri o Pyragraphorus pyragraphorus entre otros. Además, las parasitosis asociadas a la cavidad abdominal y al tracto digestivo se han hallado únicamente en especies silvestres, tanto en Comunidad Valenciana como en Canarias. Entre estos últimos, los más frecuentes fueron parásitos pertenecientes al filo Nematoda, seguidos del filo Acantocephala.

Como señala al respecto el profesor de Veterinaria de la CEU UCH, Jordi López Ramón, al frente del proyecto Parapez, este tipo de estudio es importante tanto para identificar el tipo de parásitos presentes en las especies de acuicultura con en las silvestres. “De modo que se pueda reducir su impacto y mejorar la sanidad de los peces”. Este año, señala López, “no hemos visto parásitos compartidos en los muestreos”, o lo que es lo mismo, no se ha producido transmisión parasitaria en ninguno de los sentidos.

Como recuerda, “la presencia de parásitos en los seres vivos, también en las especies marinas, es habitual y la gran mayoría de ellos no resultan patógenos. Además, el número de los que pueden llegar a transmitirse al ser humano es muy reducido”.

Pese al confinamiento debido al estado de alarma por la crisis sanitaria de la Covid-19, los investigadores han podido concluir el proyecto no sin dificultades viéndose obligados a comprimir en el tiempo los muestreos y reducirlos en número.

Estos resultados permiten, según destaca el profesor de la CEU UCH Jordi López, que “los veterinarios de las granjas de peces cultivados, que velan por la sanidad y el bienestar de los animales de acuicultura, adquieran también un papel importante en la conservación de la biodiversidad marina, aplicando medidas paliativas para minimizar el riesgo de difusión de parásitos que puedan tener carácter patógeno, entre las especies de peces silvestres de su entorno. Nuestros resultados nos permiten realizar recomendaciones para que sigan contribuyendo a la conservación de la diversidad natural”.

Parapez tendrá continuidad con una tercera edición que ya ha dado inicio a las tareas de toma de imágenes y recogida de muestras. Este proyecto cuenta con la colaboración de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, a través del programa PLEAMAR, cofinanciado por el Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP).

El equipo investigador de la CEU UCH que participa en el proyecto está integrado por los profesores de la Facultad de Veterinaria de la CEU UCH Jordi López Ramon, Jesús Cardells Peris, Víctor Lizana Martín, Juan Manuel Lomillos, Alejandra Escudero Cervera y Patricia González González. La Agrupación de Defensa Sanitaria de la Acuicultura de la Comunitat Valenciana (ADS ACUIVAL) y la de Canarias (ADS ACCAN) son entidades asociadas a este proyecto, que cuenta además con la colaboración de la Asociación Empresarial de Acuicultura de España (APROMAR) para su difusión.

Equipo de SAIGAS de la Universidad CEU Cardenal Herrera