TECNOLOGÍA

Las técnicas acústicas ultrasónicas aplicadas en larvas de dorada permiten monitorizar su calidad morfológica

Valencia 17/05/2022 | Esta tecnología, al no ser invasiva, puede aplicarse en la escala comercial mejorando el bienestar animal y el rendimiento productivo

La tecnología permite que cada día aparezcan nuevas aplicaciones no invasivas para mejorar el desempeño del sector acuícola. Los avances que se producen pueden controlar aspectos tan diversos como el estado sanitario, el rendimiento productivo o el comportamiento de los peces, entre otros.

Las técnicas acústicas, por ejemplo, están desarrollando un amplio abanico de posibilidades de monitorización de peces y biomasa, mejorando el control del rendimiento ganadero. Al ser una técnica no invasiva, está en perfecta sintonía con los más exigentes estándares de bienestar animal y control del rendimiento ganadero.

Investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia, en colaboración con científicos del Centro Oceanográfico de Murcia del IEO, han llevado a cabo un estudio usando la tecnología acústica ultrasónica para monitorizar el desarrollo de la vejiga natatoria en larvas dorada (Sparus aurata), usando esta especie comercial como animal modelo experimental.

El correcto desarrollo de la vejiga natatoria durante la fase larvaria es un aspecto importante para la piscicultura intensiva, al tener relación con la tasa de supervivencia y la calidad morfológica de los peces. La falta de vejiga natatoria en esta especie produce desviaciones de la columna y lordosis; también, menores tasas de crecimiento debido a que los peces deben gastar más energía para mantener la flotabilidad en la columna de agua.

Las larvas de dorada inflan su vejiga cuando alcanzan una talla aproximada de 4 milímetros tomando aire de la superficie del tanque. Esta vejiga alcanza su máximo volumen a los 15 días posteriores a la eclosión.

Los experimentos se llevaron a cabo en las instalaciones de la planta de acuicultura marina de Mazarrón del IEO en Murcia. La monitorización comenzó en el día 3 después de la eclosión hasta el día 16.

Los resultados obtenidos, y que han sido publicados en la revista científica Aquacultural Engineering han mostrado que es una herramienta útil para predecir e interpretar la retrodispersión acústica de las larvas, incluso en las primeras etapas del desarrollo larvario. Es decir, con esta herramienta acústica ultrasónica se puede detectar la vejiga de los peces y se puede aplicar incluso en condiciones de trabajo y, por lo tanto, no interfiere en el proceso habitual de crianza.

Los investigadores usaron como parámetro la intensidad objetivo, definida como la relación entre las intensidades acústicas incidente y retrodispersada para las mediciones acústicas. Es dependiente de muchos factores como: la frecuencia acústica, la ausencia o presencia de vejiga natatoria, el tamaño y el comportamiento de los peces, la morfología y su inclinación de natación con respecto al transductor acústico.

La dorada fue el animal modelo experimental para relacionar la calidad morfológica y tasa de supervivencia. Sin embargo, puede servir para otras especies de peces con vejiga natatoria similares a la de la dorada.

Como pasos futuros, los investigadores proponen un desarrollo adicional de sistemas automatizados para el control y caracterización del flujo de aireación para incorporar esta técnica a los tanques de crianza actuales.

Referencia:
Ladino, V. Puig-Pons, V. Espinosa, I. Pérez-Arjona, F de la Gándara, A. Ortega. Ultrasonic monitoring of early larval development of fish in tanks. Case study: Gilthead seabream (Sparus aurata). Aquacultural Engineering, 2022, 102263, ISSN 0144-8609

Te puede interesar