MEDIO AMBIENTE

Los ambientalistas de ANSE y WWF quieren una evaluación de impacto de los escapes en granjas de la Región de Murcia

La petición de analizar a fondo las posibles consecuencias de los escapes en granjas de la Región de Murcia se realizó en el transcurso del consejo asesor de pesca y acuicultura

granja-acuicultura-mediterraneo-760

Murcia 8/03/2021 - Las organizaciones ambientalistas ANSE (Asociación de Naturalistas del Sureste) y WWF (Fondo Mundial para la Naturaleza) han pedido a los responsables de la Consejería de Pesca y Medio Ambiente de la Región de Murcia una adecuada evaluación del impacto para el ecosistema marino del escape de “millones” de peces procedentes de las granjas de acuicultura de la costa, especialmente, durante los dos últimos años.

La petición fue realizada el pasado viernes durante la celebración del Consejo Asesor de Pesca y Acuicultura de la Región. Los ambientalistas consideran que la evaluación de lo que está ocurriendo tiene que estar destinada tanto a la mejora de las instalaciones actuales para evitar tan elevado número de roturas y consiguientes fugas de peces durante episodios de grandes temporales, como a la limitación del número de concesiones y la ocupación de zonas más expuestas ante determinados eventos metereológicos adversos.

Igualmente, añaden, deberían de establecerse medidas de estudio de la incidencia de los escapes sobre las poblaciones silvestres de doradas, lubinas y otras especies, y de corrección y compensación de daños. No hay que olvidar, señalan los ecologistas, que la actividad de acuicultura recibe desde hace años importantes ayudas para su fomento a través de fondos comunitarios, estatales y autonómicos.

Uno de los episodios de escapes más recientes fue el acontecido los días 24 y 25 de enero de 2002 provocando la fuga y mortalidad de millones de doradas, lubinas y corvinas, y en menor medida, de atunes rojos.
Las organizaciones advierten que la rotura de una sola jaula de acuicultura puede provocar la fuga de entre 350.000 y 500.000 ejemplares de dorada y lubina. Aunque se trata de animales "acostumbrados" a una alimentación artificial mediante piensos, y muchas de ellas se aproximan a la costa donde son capturadas por pescadores profesionales y recreativos, un número indeterminado de animales, que pueden ser centenares de miles o millones de individuos, se distribuyen por las costas próximas, incluido el Mar Menor, donde depredan sobre alevines y adultos de un elevado número de especies marinas, sin que se haya evaluado hasta el momento el alcance sobre las cadenas tróficas.