INVESTIGACIÓN

Proponen el aturdimiento con hielo y nanoencapsulado anestésico como método humanitario de sacrificio para dorada y lubina

Una revisión científica de los métodos de sacrificio de las dos últimas décadas concluye que el aturdimiento con hielo es el método más recomendable a escala comercial

Un trabajo de revisión académica realizado por investigadores españoles permite analizar la evolución de los métodos de sacrificio de la dorada y la lubina europea en granjas de cultivo en los últimos 20 años, describiendo cómo es el proceso de cosechado en granjas de viveros flotantes.

El estudio que ha sido publicado en la revista Animals expone cómo se suele realizar este cosechado y qué efecto relacionado con el estrés y la agonía se observa en los peces con objeto de buscar un método humanitario sin que afecte la calidad final del producto. 

Durante el sacrificio, señalan los autores, las doradas y las lubinas sufren mucho estrés, por lo que es importante reducir el tiempo de pesca para reducir el sufrimiento. Por eso, hay que encontrar la metodología que permite proceder a la rápida pérdida de la “conciencia” de los peces; y, en última instancia, la pérdida completa de la función cerebral de los animales destinados a la alimentación humana.

La evidencia científica analizada, según señalan en la publicación, respalda el aturdimiento previo y promover la hipotermia con hielo como el método de sacrificio. Actualmente, es la mejor forma de sacrificio y se ajusta a los requisitos humanitarios y de calidad del producto en base a los indicadores de estrés metabólico utilizados para medir los parámetros de calidad de la carne.

De los métodos analizados previos a la inmersión en hielo, como el uso de anestésicos o el choque eléctrico, este último es el que está considerado que permite a los peces entrar en un estado de inconsciencia más rápidamente.

Como aclaran, hay que tener en cuenta que el procedimiento de aturdimiento previo al sacrificio no está “bien estudiado” en peces, y más específicamente en dorada y lubina. Mucho menos el choque eléctrico del que existen pocos estudios.

Por eso, consideran que otros métodos podrían adaptarse a la escala comercial, como la asfixia o el dióxido de carbono, solo o en combinación con nitrógeno, aunque por el momento son métodos que tuvieron peores resultados a los anteriores.

En el estudio concluyen que, actualmente, la mejor opción es usar hielo junto con un anestésico nanoencapsulado como medida para reducir el estrés de los peces durante el aturdimiento y lograr un estado de inconsciencia adecuado más rápido sin dejar de cumplir con las normas de bienestar animal.

Referencia:
de la Rosa, I.; Castro, P.L.; Ginés, R. Twenty Years of Research in Seabass and Seabream Welfare during Slaughter. Animals2021,11, 2164. https://doi.org/10.3390/ani11082164