FORMACIÓN

Publican un manual sobre indicadores de bienestar para trucha arcoíris de granja

El manual de 310 páginas, está disponible para descarga gratuita en PDF en inglés y noruego

trucha-viva-bajo-agua

Noruega 14/05/2020 - Expertos en bienestar de peces y veterinarios de NOFIMA, el Instituto de Investigación Marina, la Universidad de Nord, con sede en Noruega, y de la Universidad de Stirling, en Reino Unido, han publicado un manual descargable gratuitamente de 310 páginas sobre trucha arcoíris que viene a complementar uno anterior publicado sobre salmón Atlántico.

Esta serie de manuales, se son resultados entregables del proyecto FISHWELL que dirige la prestigiosa entidad investigadora noruega, NOFIMA y financia el Fondo de Investigación sobre Productos del Mar de Noruega (FHF).

Como señala al respecto de este manual, Lars Helge Stien, científico sénior del Instituto de Investigación Marina, “el salmón Atlántico y la trucha arcoíris dominan la producción de animales de granja en Noruega y son especies acuícolas clave en muchos otros países. Existe un creciente interés en su salud y bienestar por parte de un amplio número de interesados, entre los que se encuentran los trabajadores de acuicultura, la comunidad investigadora y la sociedad en general”.

Después del buen recibimiento del primer manual de salmón Atlántico, por un gran número de partes interesadas, tanto dentro de la industria como en otros ámbitos, se ha decidido imprimir 1.700 ejemplares, estando también disponible en PDF, en inglés y noruego.

Portada Manual Trout Welfare de NOFIMA

El nuevo manual de trucha arcoíris, también se puede descargar en formato PDF al final de esta noticia desde la web de NOFIMA.

Al respecto de estos manuales, Chris Noble, científico sénior de NOFIMA ha indicado que el proyecto FISHWELL persigue como objetivos “revisar y evaluar el rango de diferentes indicadores de bienestar existentes y emergentes para evaluarlos en el salmón y la trucha de cultivo. Luego reunimos cajas de herramientas de indicadores de bienestar para la amplia gama de sistemas de producción y operaciones a las que están sujetos los peces”.

"Si bien existen muchas similitudes entre el salmón del Atlántico y la trucha arcoíris en términos de bienestar animal, también hay muchas diferencias en, por ejemplo, sus respuestas y comportamiento que deben abordarse en cada libro", ha indicado el profesor asociado Martin Iversen de la Universidad de Nord, Noruega.

La Parte A de cada manual, añade, Jonatan Nilsson, científico del Instituto de Investigación Marina de Noruega, ofrece una visión general de lo que conocemos sobre el bienestar de los peces, describe lo que sabemos de cada especie y las condiciones que pueden afectar el cumplimiento de estas necesidades. Como los requisitos para el cumplimiento de las necesidades pueden variar a lo largo de la vida, hemos especificado las necesidades para diferentes etapas del pez, donde esto sea adecuado”.

En la Parte B, se describen los indicadores de bienestar adecuados para el propósito de evaluarlos en los peces en diferentes sistemas de producción, como las jaulas marinas y el flujo a través de los sistemas de producción.

La Parte C adopta el mismo enfoque y reúne cajas de herramientas de indicadores de bienestar para diferentes rutinas y operaciones, como bombeo, hacinamiento, clasificación, vacunación y sacrificio.

“Intentamos hacer que la Parte B sea muy práctica y fácil de usar. Los acuicultores a menudo están muy ocupados, y queríamos que obtuvieran una visión general detallada pero efectiva de los indicadores de bienestar relevantes para sus diferentes sistemas de producción ". indicó Jelena Kolarevic, científica de NOFIMA.

“Manejar un grupo de peces a menudo requiere un conjunto de suboperaciones o rutinas. Las cajas de herramientas en la Parte C están configuradas para dar algunas pautas sobre cómo y por qué deben usarse. Por ejemplo, si se planea realizar una operación de deshielo mecánico, debe consultar la sección específica en la parte de la nueva tecnología del manual, además de las secciones sobre extracción de alimento, hacinamiento, bombeo y el examen de peces vivos. Esto sirve para garantizar que se controla el bienestar de los peces en cada paso del proceso de descongelación”, señaló Kristine Gismervik, veterinaria y científica del Instituto Veterinario de Noruega, Noruega.