Legislación

Puertos de Galicia realizará el balizamiento de los polígonos de mejillón

De esta manera la Conselleria del Mar centraliza todo el control de los parques de acuicultura de su competencia

Santiago de Compostela 18/03/2021 – La Consellería del Mar de Galicia ha decidido delegar en Puertos de Galicia las funciones de instalación y mantenimiento del conjunto de señales necesarias en los polígonos de acuicultura, básicamente dedicados a la producción de mejillón, para “garantizar una navegación segura en las rías”.

Puertos de Galicia asumirá también las funciones en materia de gestión y actuaciones en el dominio público marítimo-terrestre. Esta entidad pública empresarial ya ejerce sus competencias de balizamiento portuario en toda la Comunidad Autónoma, “disponiendo de conocimiento y experiencia en cuanto a los medios y sistemas de gestión necesarios para llevar a cabo estas tareas”.

Como señalan desde la Consellería, “parece que la solución más eficiente para la instalación y mantenimiento del conjunto de las señales necesarias para una navegación segura en nuestras rías” y, en concreto, en los polígonos de acuicultura que no son responsabilidad del Estado, para que “se realice de manera centralizada por este organismo autonómico”.

Por su parte, Puertos de Galicia repercutirá en los titulares de las concesiones de las instalaciones en los polígonos de acuicultura las tasas por el mantenimiento de la señalización que deriven de la competencia asumida.

Como recuerdan en la resolución, la Ley de puertos del Estado y marina mercante atribuye a las comunidades autónomas, o al concesionario o autorizado de la instalación, la obligación de realizar “a su costa” el balizamiento cuando son “susceptibles de poder representar un obstáculo a la navegación”.

El balizamiento de las bateas de mejillón de las rías gallegas está recogido en el acta de la Comisión de Faros de 6 de junio de 2017 y, al objeto de mejorar el acceso a los puertos autonómicos y del Estado se asignan a estos organismos. Igualmente, se propone el balizamiento de polígonos de acuicultura que, no estando situados en zonas de aproximación o acceso a algún puerto, “se consideren un obstáculo para la navegación”, siendo en este caso el responsable de la señalización la Consellería del Mar o el concesionario.