DIVULGACIÓN

¿Qué es el perifitón y cómo puede ayudar a la acuicultura a ser más sostenible?

Las superficies en contacto con el agua son rápidamente colonizadas por microorganismos que forman biopelículas de gran interés nutricional

El conjunto de organismos formados por bacterias, hongos, algas y protozoos que embebidos en una matriz polisacárida forman una biopelícula sobre las superficies de las instalaciones acuícolas pueden llegar a ser un problema que bien gestionado es interesante como materia prima para usar como ingrediente para incorporar en los piensos acuícolas.

Cuando esta ‘biopelícula’ se forma sobre vegetales, adquiere su propia denominación, perifitón, del griego “peri”, alrededor, y “fito”, vegetal.

Este tipo de conglomerado de microorganismos y algas necesita de nitrógeno, carbono y fósforo para su supervivencia, lo que lo hace muy interesante para remover este tipo de sustancias indeseables del medio de cultivo en acuicultura. Si se acopla a un sistema de producción de peces de manera efectiva, puede convertirse en un peculiar sistema multitrófico de acuicultura integrado.

Con objeto de desarrollar más este concepto, investigadores del Centro Nacional de Maricultura de Eilat, en Israel, han ideado un novedoso sistema acoplado de producción de dorada y perifitón con objeto de que éste último sirva como biofiltro, y usar, posteriormente, la biomasa producida por esta ‘biopelícula’ ingrediente de alto contenido proteíco en pienso de peces que sustituyan a la harina de pescado.

De esta manera se obtiene un beneficio dual valioso y eficiente. La biorremediación del agua de cultivo; y la obtención de biomasa que puede ser usada como ingrediente en piensos.

Como fuente de proteína ya ha sido estudiada tanto en el cultivo de langostinos como de tilapia. Sin embargo, es la primera vez que se estudia para el caso de peces marinos como la dorada.

El reemplazo de la harina de pescado conduce a reducir los costes de producción, de ahí que los investigadores no solo han examinado el crecimiento y el contenido bioquímico de los alevines de dorada alimentados con distintas sustituciones de harina de pescado; también valoraron la reducción de costes que se obtuvo.

Varios son los resultados obtenidos y que han sido publicados en un artículo en la revista Scientific Reports del grupo editorial Nature. La sustitución total de la harina de pescado por el perifitón granulado dio como resultado un crecimiento un 15% más lento, y un contenido de proteína significativamente mayor en la carne de pescado, un 59% frente al 52% de la dieta control.

Sin embargo, si fueron muy interesantes los resultados obtenidos con una sustitución del 50% de la harina de pescado por proteína de perifitón. En este caso, señalan los autores del trabajo, se observó una mejora de la tasa de conversión de alimento (FCR), que pasó de 1,35 de la dieta control a 1,2 en la dieta experimental, así como la tasa específica de alimento, con un ahorro en el coste del alimento del 30%.

El perifitón también es una fuente natural de ácidos grasos poliinsaturados que, aunque no fue objeto de análisis en este estudio, permite reducir también la dependencia del aceite de pescado, otra de las fuentes críticas en la alimentación de peces.

Además de estos beneficios económicos, la producción y uso del perifitón ayuda a la oxigenación del agua y mantener los niveles de pH en equilibrio. La biomasa producida y la sustitución de la harina de pescado por ésta permitió minimizar la huella de la acuicultura a través de la eliminación del exceso de nutrientes en los efluentes y el uso de biomasa residual para reducir el Fish-in Fish-out.

Para que este nuevo ingrediente pueda incorporarse algún día a dietas comerciales de peces es necesario seguir realizando estudios que consideren los efectos a largo plazo en el uso de ingredientes vegetales en dietas para peces carnívoros; analizando la expresión de genes inflamatorios e inmunitarios y la microbiota del intestino. Cabe recordar, no obstante, que muchos de estos inconvenientes podrían mitigar con el uso de aditivos alimentarios como el butirato de sodio u otras alternativas como extracto de salvia y verebena de limón.