EMPRESAS

Quejas de los empresarios murcianos de acuicultura por la parálisis provocada por la burocracia del gobierno Central

Varios proyectos de ampliación se encuentran paralizados por departamentos del Ministerio de Transición Ecológica a pesar del mandato europeo de reducir la carga burocrática del sector

El presidente de la Asociación de Empresas de Acuicultura de la Región de Murcia (FARM), Juan Manuel Aguirre ha vuelto a lamentar cómo los problemas para conseguir autorizaciones siguen lastrando el normal desarrollo de la actividad.

En una entrevista publicada en La Verdad, Aguirre reconoce tener la sensación de que en materia medioambiental “vamos hacia atrás, en vez de adelante”. Aunque existe mucha normativa que busca la simplificación administrativa, señala, “a la hora de la verdad los proyectos duermen el sueño de los justos durante muchos años, al haber hiperregulación de nuestro sector”.

Estas trabajas, señala Aguirre, no proceden del gobierno regional sino desde el Ministerio de Transición Ecológica. Al contrario, destaca favorablemente el trato que reciben del Servicio de Pesca y Acuicultura sobre las “inquietudes y demandas”.

A modo de ejemplo, señala el representante de los productores murcianos, en San Pedro del Pinatar hay varias ampliaciones paralizadas. En Calnegre también hay parado un proyecto.

Por el contrario, sobre la predisposición del departamento regional de pesca y acuicultura destacó cómo “en un plazo récord”, se puso a disposición ayudas de 1,6 millones de euros para compensar las pérdidas de las empresas a consecuencia de las menores ventas por la pandemia.

Para este año Aguirre augura una subida de la producción respecto a 2020 sin llegar a los niveles de 2019, y lejos del récord de 8 067 toneladas de producción de lubinas alcanzados en 2016, o el de 5 990 toneladas de doradas de 2010.