GOBERNANZA

Satisfacción en APROMAR por la Estrategia “De la granja a la mesa” de la Unión Europea

Esta Estrategia reconoce a la acuicultura como una forma de producción de alimentos de baja huella de carbono

Madrid 22/05/2020 – La patronal acuícola APROMAR ha acogido con satisfacción el reconocimiento que hace de la acuicultura dentro de la Estrategia europea “De la granja a la mesa” y de “Biodivesidad 2030” presentada ayer desde Bruselas y que busca establecer medidas regulatorias y no regulatorias para ofrecer mayor seguridad alimentaria a través del Pacto Verde por la sostenibilidad.

La acuicultura es vista en esta Estrategia como una forma de producción de alimentos que generan una huella de carbono menor que la producción animal en tierra y que debe promoverse.

APROMAR apuntamos la necesidad de garantizar un sustento justo para los productores primarios europeos, que actualmente arrastran muchas dificultades de subsistencia. El sistema alimentario sostenible que persigue la Estrategia De la Granja a la Mesa requerirá poner en marcha medidas para mejorar los ingresos de los productores primarios y, con ello, reforzar la competitividad de la Unión Europea.

La crisis de Covid-19 ha puesto de relieve la importancia de un sistema alimentario robusto y resistente que funcione en todas las circunstancias y siempre sea capaz de garantizar el acceso a un suministro suficiente de alimentos asequibles para todos los ciudadanos. En APROMAR, señalan, “destacamos que la comida europea es hoy en día un estándar global de alimentos seguros, nutritivos y de alta calidad. Ahora es el momento de hacerla abundante”.

Entre otros aspectos desde APROMAR consideran necesario empoderar a los consumidores aportándole mayor información para que éstos puedan elegir dietas saludables y sostenibles, y por eso, añaden, “pediremos a la Comisión Europea que empodere a los consumidores para que puedan tomar decisiones de compra informadas, saludables y sostenibles. La Comisión deberá ampliar su lucha contra la insuficiente información y el fraude alimentario para lograr igualdad de condiciones para los operadores, especialmente frente a las importaciones”.

En tono positivista desde APROMAR recuerdan que la UE es el mayor importador de productos agroalimentarios del mundo y el mayor mercado de productos del mar. La producción de alimentos genéricos puede tener impactos ambientales y sociales negativos en los países donde se producen.

Por lo tanto, desde APROMAR, “señalamos que los esfuerzos por ajustar los requisitos de sostenibilidad en el sistema alimentario de la UE deben ir acompañados de políticas que ayuden a elevar los estándares a nivel mundial, a fin de evitar la externalización y la exportación de prácticas insostenibles”. En APROMAR, añaden, “subrayamos que todos los alimentos que se comercialicen en el mercado de la UE deben ser cada vez más sostenibles, incluidos los importados”.

Un mejor bienestar animal mejora la salud animal y la calidad de los alimentos, reduce la necesidad de medicamentos y puede ayudar a preservar la biodiversidad. “En APROMAR asumimos nuestra responsabilidad en este asunto y colaboraremos con las administraciones para revisar la legislación sobre bienestar animal, alinearla con la evidencia científica más reciente, ampliar su alcance, facilitar su aplicación y, en última instancia, garantizar un mayor nivel de bienestar de los peces”.

Por último, destacan a la investigación y la innovación como impulsores clave para acelerar la transición a sistemas alimentarios sostenibles, saludables e inclusivos desde la producción primaria hasta el consumo. “En APROMAR subrayamos que la I+D+i debe ayudar a desarrollar y probar soluciones, superar barreras y descubrir nuevas oportunidades de mercado”.