ESTUDIO

Un estudio de ICES pone el foco en la necesidad de los países de aumentar y mejorar la producción acuícola local

En 2050 los países miembro de ICES tendrán un déficit de 7 millones de toneladas de pescado

Un estudio del Consejo Internacional para la Exploración del Mar (ICES) ha analizado la necesidad de abordar las perspectivas futuras a largo plazo de la acuicultura y los productos acuáticos en los países miembro de aquí a 2050 con un escenario de crecimiento de la población y amenazas del cambio climático.

ICES es la organización científica intergubernamental más antigua del mundo. Su sede está en Copenague, Dinamarca, y está formada por 20 países, entre los que se encuentran, también, Francia, Alemania, España, Portugal y Noruega, Reino Unido y Estados Unidos, entre otros.

Este estudio que prevé medidas a largo plazo para reducir la brecha existente entre la oferta y la demanda, está más que vigente hoy en día donde se ha visto la importancia de contar con un sector agroalimentario potente para garantizar el suministro de alimentos durante las medidas de distanciamiento social impuestas por la pandemia de coronavirus (COVID-19).

Los expertos de ICES han utilizado datos y documentación existente de los objetivos gubernamentales para la expansión de la acuicultura y de la industria.

Según señalan los investigadores de ICES, a pesar de que los países miembro reconocen que la acuicultura desempeñará un papel cada vez más importante en la futura producción de productos del mar, la planificación es a corto plazo y de forma conservadora.

El desarrollo de estrategias de acuicultura a largo plazo no se debe enfocar en aumentar la producción absoluta, también debe incluir medidas para avanzar en la mejora de la cría, la tecnología y la participación en el cambiante mercado, idealmente con la sostenibilidad liderando estos conceptos.

En este sentido, y como destacan en el trabajo publicado en ICES Journal of Marine Science “descubrimos que la mayoría de las naciones ICES carece de estrategias a largo plazo para el crecimiento de su acuicultura, con una brecha cada vez mayor entre la producción y el consumo de productos locales futuros, lo que resulta en un posible déficit interno de pescados y mariscos de 7 millones de toneladas en 2050 que tendría que compensarse importando de terceros países, por ejemplo, de China.

Más allá de Noruega, señalan, para el resto de países debería convertirse en una prioridad para hacerla crecer, lo que puede no ser paralelo a la voluntad social o política de algunos países.

El estudio pone también el foco en la existencia de trabajos que reconocen el cambio climático como una preocupación para el crecimiento de la acuicultura, pero poco sobre lo que eso significa para cumplir con los objetivos de producción.

Nuestros hallazgos, señalan, resaltan la necesidad de priorizar la política acuícola para establecer objetivos de producción nacional más ambiciosos y para mejorar el abastecimiento sostenible de productos del mar de otras partes del mundo, con un reconocimiento explícito y una planificación estratégica para el cambio climático que afecte tales decisiones.

En los países ICES la tendencia futura es a hacer crecer la brecha entre la producción y las importaciones, en favor de aquellos países con una acuicultura menos regulada. Aunque la responsabilidad de nuestros alimentos más allá de las fronteras locales o nacionales es legalmente difícil, merece la atención moral ya que se acentúan las prácticas fraudulentas de etiquetado, derecho de los trabajadores y de esclavitud.

Aunque en un principio parecería fácil producir más localmente, en realidad, señalan los autores, “es un gran desafío que surge de los valores socioeconómicos y culturales altamente complejos en torno a los productos del mar, junto con la población y la demanda de estos productos, y con el cambio climático amenazando tanto a la pesca como a la acuicultura.

Los países, concluyen, deben prepararse proactivamente para los complejos problemas que se avecinan.

Referencia:
Halley E. Froehlich, Jessica Couture, Lynne Falconer, Gesche Krause, James A. Morris, Montse Perez, Grant D. Stentiford, Harri Vehviläinen, Benjamin S. Halpern. Mind the gap between ICES nations’ future seafood consumption and aquaculture production. Ices Journal of Marine Science. https://doi.org/10.1093/icesjms/fsaa066