INVESTIGACIÓN

Un nuevo estudio asocia el consumo de pescado con menor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares

La investigación ha estado liderada por científicos de la Universidad Rovira i Virgili

Barcelona 21/05/2020 - Un estudio de investigadores de la Universidad Rovira i Virgili (URV) y de la Escuela de Medicina de Harvard ha demostrado que el pescado, como fuente principal de Omega-3, y los suplementos de estos ácidos grasos pueden modular las lipoproteínas, las partículas que transportan los lípidos a través de la sangre, e incidir así sobre el riesgo de tener enfermedades cardiovasculares.

La asociación entre el consumo de Omega-3 y la reducción del riesgo de tener accidentes cardiovasculares se ha comprobado con el análisis de muestras de lipoproteínas de 26.034 mujeres, la más grande y detallada que se ha hecho hasta ahora. Además, es especialmente relevante porque se trata de una enfermedad con más incidencia, ya que una de cada tres personas muere por accidentes cardiovasculares.

La investigación ha sido liderada por Nuria Amigó, consejera delegada de una empresa derivada de la Universidad catalana y de Instituto de Investigación Sanitaria Pere Virgili BiosferTeslab y en el mismo ha colaborado en el estudio Xavier Correig, catedrático del departamento de Ingeniería Electrónica y Automática y director de MIL@b – Plataforma Metabolómica.

Hasta ahora se había comprobado que un consumo muy elevado de ácidos grasos Omega-3 se asociaba a niveles bajos de triglicéridos en sangre. Pero, al mismo tiempo, también se había relacionado con un incremento del colesterol LDL (colesterol transportado por lipoproteínas de baja densidad, conocido como colesterol malo). Es un factor de riesgo cardiovascular porque puede acelerar la formación de arterioesclerosis, enfermedad que provoca el endurecimiento de las paredes de las arterias y la disminución de su elasticidad.

En este estudio se ha constatado que este aumento de colesterol LDL por el consumo de pescado se asocia, sobre todo, al transportador por las partículas LDL más grandes, que son menos heterogénicas (con menos potenciales de obstrucción de las arterias), y no a un aumento del número total de estas partículas. En cambio, el hecho de que disminuyan los triglicéridos transportados por cualquier tipo de lipoproteínas es un factor protector de las enfermedades de corazón.

En el estudio también se ha analizado el comportamiento de tres ácidos grasos que forman parte del Omega-3 (ALA, DHA y EPA) y se ha modelado matemáticamente la asociación con la ingesta de pescado, así como el perfil de lipoproteínas obtenido por resonancia magnética nuclear.

Otra particularidad del estudio es que se han aislado los factores nutricionales que podrían condicionar el resultado en los modelos matemáticos utilizados para evaluar la asociación entre consumo de pescado y reducción del riesgo cardiovascular. Para ello, se han aislado los factores nutricionales que podrían condicionar el resultado, por ejemplo, a través del consumo de otros alimentos, la concentración de omega-3 según el tipo y origen de pescado (salvaje o de piscifactoría) y los factores tradicionales de riesgo como el sedentarismo, la edad, el índice de masa corporal y el tabaquismo.

El análisis se ha realizado sobre la cohorte del estudio de salud de las mujeres, que se ha llevado a cabo en el Brigham and Women 's Hospital, vinculado a la Escuela de Medicina de Harvard, que incluye la caracterización del plasma para resonancia magnética nuclear de 26.034 mujeres, de una media de 53 años (la mayoría entre 48 y 59) en edad de trabajar.

Una vez confirmado que el factor de riesgo que suponen los lípidos como la concentración de colesterol, de triglicéridos y los diferentes subtipos de partículas se modula a través del consumo de ácidos grasos omega-3, "falta saber si el consumo de pescado se asocia a menos mortalidad tanto para enfermedades cardiovasculares como por otras causas ", apunta Amigó, ya que" si bien el riesgo es menor por cuestiones lipídicas, habría que mirar otros factores proinflamatorios o de exposición a metales pesados".

Referencia:
Nuria Amigó, Akintunde O. Akinkuolie, Stephanie E. Chiuve, Xavier Correig, Nancy R. Cook y Samia Mora. Habitual FishConsumption, n-3 FattyAcids, and Nuclear MagneticResonanceLipoproteinSubfractions in Women. Journal of the American HeartAssociation, 27 February 2020. DOI: 10.1161 / JAHA.119.014963