PROYECTOS

Un proyecto analizará el papel ecosistémico de las granjas de algas kelp para remediar los efectos negativos del cambio climático

El proyecto será liderado por el Laboratorio Bigelow de Ciencias Oceánicas y está financiado por la fundación de Jeff Bezos dueño de Amazón

Investigadora alga kelp

Estados Unidos 4/02/2021 - Bezos Earth Fund, la fundación del dueño de Amazón, ha financiado junto con World Wildlife Fund, un proyecto que liderará el laboratorio Bigelow de Ciencias Oceánicas, un instituto de investigación independiente sin ánimo de lucro ubicado en Maine, Estados Unidos, para que estudie cómo la acuicultura de algas marinas Kelp puede remediar los efectos negativos del cambio climático.

El proyecto, dotado con un presupuesto de 900.000 dólares sentará las bases científicas de una nueva herramienta para ayudar a restaurar la salud y la productividad de nuestros océanos, de una forma pragmática y rentable a los problemas ambientales y a la producción de alimentos nutritivos.

El alga kelp se cultivará con el objetivo de absorber el dióxido de carbono como a modo de sumidero de “carbono azul” y producir más oxígeno mejorando el agua circundante. De esta forma se busca, por tanto, reducir la concentración de dióxido de carbono en el agua y así que ésta sea menos ácida y más habitable para los organismos acuáticos.

El cultivo de algas marinas con este objetivo ha quedado tradicionalmente relegado a un segundo plano pues se le ha venido dando más protagonismo al papel de las fanerógamas marinas, las marismas y los manglares.

Este proyecto tiene la doble ambición de producir alimentos y reducir el impacto. Para ello, alcanzarán acuerdos con científicos y algueros de Maine, Alaska y Noruega a través del análisis de métricas básicas como las concentraciones de dióxido de carbono, oxígeno, salinidad y temperatura.

Esta información será usada para crear un modelo informático de la circulación del agua, el crecimiento de las algas y los cambios resultantes en la calidad del agua que les permitirá comprender mejor el impacto de las algas cultivadas en las granjas de estudio y predecir los efectos de éstas en otros lugares.

Otro objetivo del proyecto será el de ganarse la aceptación social de la acuicultura y, para ello, documentarán rigurosamente la evidencia de los beneficios de la calidad del agua en entornos donde se cultive el alga kelp. Estos hallazgos serán revisados por científicos independientes y se informará a los granjeros, al público y los legisladores de forma de fomentar el interés del público y desarrollar soluciones basadas en la evidencia científica.