INVESTIGACIÓN

Una buena combinación de ácidos grasos poliinsaturados permite mejorar la inmunidad en doradas

Investigadores de Portugal, España y Noruega llevan a cabo un estudio para establecer los requerimientos mínimos de ácidos grasos esenciales

Investigadores de Portugal, España y Noruega han probado la importancia de equilibrar la dieta de las doradas (Sparus aurata) juveniles con una combinación de Omega-6 y Omega-3 para mejorar la respuesta inmune innata de los peces, preparándolos así, contra posibles enfermedades infecciosas.

Este tipo de estudios es importante que se lleven a cabo ya que la sostenibilidad ambiental y económica del sector requiere de una reducción en la dieta de harina y aceite de pescado, lo que se traduce en una cantidad menor de ácidos grasos poliinsaturados.

Los ensayos de laboratorio fueron realizados en la Estación de Zoología Marina de la Universidad de Oporto, que posee sistemas de cultivo en recirculación. Los juveniles de dorada utilizados tenían 15 gramos de peso, los cuales fueron adquiridos en el criadero de Maresa, en Huelva.

Los investigadores usaron dietas experimentales con diversas combinaciones de ácidos grasos. Específicamente, araquidónico, un Omega-6 y, eicosapentaenoico (EPA) y docosahexaenoico (DHA), ambos Omega-3.

Los resultados del estudio han sido publicados en Fish and Shellfish Immunology Reports y muestran que la combinación de estos ácidos grasos en la dieta modulan mejor la respuesta inmune innata de los peces, preparándolos así mejor contra posibles agresiones inmunológicas.

Dependiendo de la combinación entre los tres ácidos grasos se obtuvo una respuesta diferente. La dieta con proporciones equilibradas de ARA, EPA y DHA aumentó el número de monocitos circundantes, lo que refleja una mayor inmunidad innata. También mejoraron la actividad del complemento hemolítico.

En un desafío contra la bacteria Photobacterium damselae los peces que mejor comportamiento tuvieron contra esta infección fueron aquellos alimentados la proporción de 1% de ARA, 0,4% EPA y 0,4% de DHA.

Por su parte, la expresión de genes relacionados con la inmunidad del intestino distal no mostró diferencias entre los diferentes niveles de estos ácidos grasos en la dieta.

Los investigadores consideran que es importante seguir realizando ensayos  más a fondo sobre los efectos de las proporciones de ácidos grasos esenciales en determinadas condiciones de estrés.

Referencia:
R. Magalhães, F.A. Guardiola, I Guerreiro, F. Fontinha, S. Moutinho, R.E. Olsen, H. Peres, A. Oliva-Teles. Effect of different dietary arachidonic, eicosapentaenoic, and docosahexaenoic acid content on selected immune parameters in gilthead sea bream (Sparus aurata). Fish and Shellfish Immunology Reports, 2021, 100014, ISSN 2667-0119 https://doi.org/10.1016/j.fsirep.2021.100014