ESTUDIO

Una herramienta de marcadores genómicos para identificar la tilapia de forma precisa y económica

Tanzania 13/12/2021 | La identificación precisa de especies de tilapia evita que se produzcan hibridaciones no deseadas con peores rendimientos en acuicultura

Una nueva herramienta de marcadores genómicos identifica cono precisión las distintas especies de tilapia (Oreochromis spp) y sus híbridos, siendo más económica que la actual basada en el análisis completo del genoma. Con este enfoque se podrá monitorear la biodiversidad, potenciar la conservación y ayudará al desarrollo de la acuicultura en Tanzania.

Esta herramienta cuenta con un diseño optimizado basado en 96 biomarcadores de polimorfismos de nucleótido único (SNP) y ha demostrado ser más precisa que la identificación morfológica o por microsatélites de híbridos interespecíficos.

El estudio fue financiado a través del Consejo de Ciencias Biológicas y Biotecnología de UKRI, la Royal Society y Lerhulme Trust.

La tilapia, nativa de África y Medio Oriente, incluida Tanzania, donde surge este estudio, se ha convertido en pocos años en un valioso recurso alimentario de la acuicultura. Actualmente se producen en el mundo 5,5 millones de toneladas de tilapias y su cultivo se ha extendido a otros continentes como Asia y América.

En Tanzania existen, al menos, ocho especies del género Oreochromis, mientras que, existen otras 12 especies que lo son de las cuencias hidrográficas compartidas con otros países.

Una de las mayores dificultades en el cultivo de tilapia, como sostiene Adam Ciezarek, autor principal del proyecto es la identificación de las especies, ya que, o bien se necesitan métodos caros y precisos, o baratos como los basados en los rasgos morfológicos que son imprecisos y que se convierten en un problema para identificar hembras de machos cuando son juveniles y que pueden conducir a contaminación accidental de las poblaciones.

Además, es sabido que la tilapia del Nilo Oreochromis niloticus está ampliamente distribuida por África y se hibrida con otras especies nativas. Los híbridos de estas especies, como señala Ciezarek, tienen peores tasas de supervivencia y crecen más lentamente, convirtiéndose en una amenaza potencial para la rentabilidad de las granjas y un riesgo para la biodiversidad y los recursos genéticos puros.