MATERIAS PRIMAS

Estas son las claves de la fabricación de alimentos para acuicultura del futuro

Las nuevas fuentes de materias primas, mayor conciencia ambiental y especialización, serán claves para formular piensos de acuicultura

Portugal 2/03/2021 - El director técnico de Aquasoja, la marca comercial de alimentos para acuicultura del Grupo Sorgal, Tiago Aires, explicó recientemente, durante las II Jornadas de Acuicultura de la Asociación Portuguesa de Ingeniería Zootécnica (APEZ), la importancia de tener en cuenta cómo será el futuro de la nutrición acuícola.

En su exposición, Tiago Aires explicó a los participantes en qué consiste alimentar en acuicultura, cómo se diseñan las fórmulas y sus requerimientos técnicos a tener en cuenta, entre otros aspectos. Las dietas para peces, como señaló, normalmente suelen tener alto contenido en proteínas y grasas de alto valor, lo que condiciona las tecnologías a emplear.

Haciendo un repaso al diseño de fórmulas, el experto explicó que tradicionalmente se usaban altas cantidades de harina y aceite de pescado que, con el aumento de la escasez de los mismos, se han ido sustituyendo por proteínas vegetales y, además, y más recientemente en Europa, proteína animal transformada.

En el futuro, indicó el experto, también habrá que tener en cuenta estas limitaciones y otras tendencias. En este sentido, explicó Aires, las dietas para peces estarán condicionadas por tres aspectos principales: la necesidad de nuevas materias primas e ingredientes estratégicos; una mayor implicación ambiental en el uso de éstos; y una mayor adaptación de los piensos a los futuros sistemas de producción.

Al respecto de las nuevas materias primas e ingredientes para acuicultura, el futuro pasará por utilizar nuevas fuentes de proteínas y, sobre todo, ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga, específicamente aceites Omega-3 EPA y DHA, alternativos y sostenibles. Entre las proteínas destacan la harina de insectos, concentrados proteícos unicelulares. Las macroalgas y, también, microalgas heterotróficas u oleaginosas terrestres modificadas genéticamente, están en la vanguardia de los nuevos ingredientes para obtener ácidos grasos poliinsaturados.

Por otra parte, la mayor concienciación ambiental, señala el experto, “seguramente va a limitar la utilización de harina y aceites de pescado de áreas de pesca no controladas o administradas, o alentará el uso de ingredientes locales en vez de los actuales transoceánicos”. También, añade, “se fomentará el uso de co-productos, ya sean animales o vegetales”.

Finalmente, Aires puso atención en la aparición de nuevas tecnologías de cultivo, como los sistemas de recirculación bajo techo; o nuevas especies, como, por ejemplo, la seriola, o el atún. También la tendencia irá hacia la selección y mejora de las especies existentes que crearán nuevas necesidades que deberán ser atendidas. También, la aparición de alimentos nutracéuticos y funcionales como una tendencia que permitirá reducir o incluso eliminar el consumo de antibióticos.