BIOTECNOLOGÍA

La agricultura del Siglo XXI se apoya en la biotecnología marina

España 20/04/2022 | La empresa española Ficosterra está probando dos bioestimulantes a partir de algas en zonas agrícolas de Marruecos y México

La empresa española Ficosterra, perteneciente al grupo Hispanagar, especializada en biotecología marina, acaba de culminar la primera fase del proyecto Nutrialgae con buenos resultados al mostrar el potencial que pueden tener para su uso en agricultura los bioestimulantes y biofertilizantes a partir de algas marinas.

Ficosterra ha sido una de las scale-up selecionadas por Naciones Unidas para sentar las futuras bases de la agricultura del futuro en el que combatir la emergencia climática será uno de los principales objetivos.

En concreto en este proyecto se están probando dos bioestimulantes: Ficosagro®, un caldo microbioano con extractos de algas rojas (Gelidium y Macrocystis) cuya tecnología ha sido denominada BCB Biological Crop Booster; y Cystium®, un extracto puro del alga roja Macrosystis pyrifera obtenido a través de tecnología cystium.

Ficosagro ® y Cystium ® cuentan con certificación para agricultura orgánica, tanto en invernadero como al aire libre y han sido probados en el cultivo de brocoli en pruebas de campo en México y Marruecos.

En México es donde los ensayos están marchando a mejor ritmo. Allí han contado con la colaboración del Centro de Investigaciones Científicas y de Educación Superior de Ensenada, Baja California y GN Producciones Agrícolas demostraron que los bioestimulantes desarrollados a base de algas han logrado una productividad un 20% mayor en los cultivos utilizando para ello un 30% menos de fertilización química. Además, según cuentan desde la empresa, los fertilizantes alternativos desarrollados con algas evitan la contaminación de los acuíferos provocada por los residuos de fósforo, nitrógeno y potasio no asimilados por los cultivos.

Luis Lombana, CEO de Ficosterra ha explicado que los primeros datos que están arrojando los ensayos “están superando las expectativas” iniciales y que “dan argumentos para que podamos ver en hechos que una agricultura sostenible y más productiva es posible”.

Las zonas tratadas con bioestimulantes y 70% fertilizantes convencionales, añade, “son las que más se han desarrollado frente al resto, pero aún hay que esperar a ver la evolución de los ensayos en esta nueva campaña”.

En los ensayos se han visto cómo los suelos ganan en porosidad y capacidad para absorber nutrientes a la vez que disminuye la salinidad y se estimula la actividad microbiana del suelo. Todos estos son parámetros que promueve el crecimiento de la planta utilizando menos agua para el cultivo.

En Marrueco también se han desarrollado ensayos con los bioestimulantes. En esta experiencia los mayores incrementos de 20% se han logrado usando un 10% de bioestimulante y 90% fertilizante convecional.

Este proyecto está promovido a través de la iniciativa Ocean Innovation Challenge para el progreso de la Economía Azul y el Objetivo de Desarrollo Sostenible 14 de Naciones Unidas en colaboración con la Agencia Sueca de Cooperación para el Desarrollo Internacional y la Agencia Noruega para la Cooperación al Desarrollo.

Más información al respecto: Nutrialgae sustainable algae-based fertilizers