OPINIÓN

La importancia de hacernos las preguntas correctas sobre los ingredientes marinos

El Puerto de Santa María 24/11/2021 | Por cada 1 kg de pescado usado como ingrediente se producen en el mundo 5 kg de pescado y marisco

Las ‘campañas’ con narrativas simplistas basadas en datos escogidos convenientemente y que atacan indistintamente a los acuicultores del mundo, o a supermercados, convirtiéndolos a éstos en villanos, son una muestra más de cómo de manipulable es la sociedad actual y del grave problema de desinformación al que nos enfrentamos.

La pregunta que debemos hacernos no es tan simple como por qué se usan peces silvestres para alimentar a peces de acuicultura. Se debe ir un paso más, y buscar la respuesta preguntándonos cuántos peces se usan como ingredientes marinos y cuántos se multiplican gracias a la acuicultura.  Por eso, la pregunta es: ¿Cómo son empleados esos ingredientes y cuántos pescados y mariscos se producen?

En su argumentario, los mismos que critican que se empleen 18 millones de toneladas de pescado al año para fabricar harina y aceite de pescado, más adelante se dan la respuesta señalando que en el mundo se producen 100 millones de toneladas de productos acuícolas. Es decir, por cada 1 kilogramo de pescado convertido en ingrediente marino se producen 5 kg de pescado y marisco de acuicultura. ¿Se podría encontrar un balance más positivo hacia la acuicultura como multiplicadora de peces?

Es importante, por tanto, reconocer el mérito que tiene la acuicultura en todo este proceso de producir alimentos azules, generar empleo y medio de vida a millones de personas en el mundo. No es bueno hacer sentir a los consumidores como cómplices de un complot interplanetario para acabar con los océanos.

El director general de IFFO, Petter Johannessen ha sido muy claro recientemente al señalar que los ingredientes marinos “apoyan la producción de alimentos azules”. De hecho, cada vez se producen más pescados y mariscos de acuicultura sin que para ello se hayan incrementado las capturas de pescado forrajero. Esto ocurre gracias a los esfuerzos de investigación y desarrollo de los últimos años de las empresas y refuerza la idea de que la acuicultura es el camino para seguir abasteciendo al mundo de alimentos nutritivos y saludables.

Es importante no pasar por alto tampoco que mas de un tercio de los ingredientes marinos que se elaboran hoy en día son fruto de los principios de economía circular. Son subproductos recuperados y transformados en ingredientes marinos, con lo que se consigue no solo reducir la presión sobre las especies silvestres pesqueras, también sobre los ingredientes terrestres.

Anne Mette Baek, presidenta de IFFO destaca que la industria debe ser reconocida por su baja huella de carbono, que abarca desde la de pesca hasta los equipos utilizados para el procesado y producción.

Un mundo civilizado y justo necesita de la acuicultura para que sigamos avanzando como sociedad compleja, contribuyendo al desarrollo sostenible y al compromiso con la seguridad alimentaria.