SUCESOS

Sorprenden a dos individuos con lubinas extraídas de manera irregular en una granja de Lanzarote

No es la primera vez que agentes de la Guardia Civil incauta pescado capturado de manera ilegal en esta isla

Lanzarote 20/08/2021 – La Guardia Civil investiga en Yaiza, Lanzarote, a dos adultos que el 7 de agosto fueron sorprendidos en un control preventivo con 99 kilogramos de lubinas procedentes de una granja marina ubicada en Playa Quemada.

Los hombres de 59 y 35 años manifestaron venir de realizar pesca recreativa. Los agentes de la Benemérita realizaron las comprobaciones oportunas y descubrieron en el interior del vehículo en diversos barreños lubinas de peso y tamaño similares, sin cumplir con las correspondientes condiciones higiénico-sanitaria, por lo que procedieron a denunciarlos por un delito de hurto.

A pesar de transportar una cantidad muy superior a permitida, los dos hombres no contaban con la preceptiva licencia administrativa para el ejercicio de la pesca, a lo que los agentes localizaron en el maletero una embarcación neumática de unos tres metros plegada y un motor fueraborda de cuatro caballos de vapor (CV) con una red verde, siendo este el arte de pesca con el que presuntamente se capturaron las lubinas.

Por todo ello, la Guardia Civil inició las correspondientes pesquisas policiales para determinar el origen del pescado y determinar si pudiesen provenir de una piscifactoría, pudiendo comprobar que mismas fueron objeto de un hurto en unas granjas marinas, por lo que se procedió a la investigación de estas dos personas por la presunta autoría de un delito de hurto.

Finalmente, los agentes comprobaron que las mismas fueron objeto de un hurto en unas granjas marinas ubicadas en la costa de Playa Quemada, motivo por el que se procedió a la investigación de estas dos personas por la presunta autoría de un delito de hurto.

Los 99 kilogramos de pescado intervenidos, han sido desechados con la correspondiente acta de destrucción al no cumplir con las garantías higiénico-sanitarias para su donación y posible uso alimentario.

No es la primera vez que la granja de Yaiza sufre la sustracción de lubinas de manera irregular, una circunstancia que pone en riesgo la viabilidad de la empresa, además de suponer un riesgo para las personas que puedan llegar a adquirir estos peces de manera irregular.