SOSTENIBILIDAD

Economía circular y acuicultura: las proteínas animales terrestres como materia prima en piensos acuícolas

Mundial 22/06/2022 | La ciencia y la tecnología han avanzado mucho para mejorar la biodisponibilidad de las proteínas animales terrestres en los piensos acuícolas

La necesidad de elevar la producción acuícola a escala global para satisfacer la creciente demanda de pescados y mariscos, y que este aprovisionamiento se haga de manera sostenible, ha llevado a dirigir todas las miradas hacia las materias primas de origen circular, como pueden ser las que tienen como origen los subproductos de la industria cárnica terrestre.

El cultivo de peces ha experimentado en las dos últimas décadas un crecimiento sin precedentes estando liderado en Europa por el salmón Atlántico, la dorada y la lubina entre otras especies.

Este crecimiento no habría sido posible sin la indudable aportación del conocimiento científico y tecnológico aplicado en la fabricación de piensos, y que ha permitido a la industria incorporar nuevos ingredientes sostenibles con capacidad para cumplir con los requisitos nutricionales de las distintas especies piscícolas.

La alta dependencia por materias primas que compiten con el consumo humano directo, tanto marinos como terrestres, ha elevado la preocupación y la controversia de determinados colectivos sobre la idoneidad de usar estos recursos para la alimentación piscícola.

En la ecuación desde no hace mucho tiempo han entrado en juego las fuentes circulares, como las proteínas animales terrestres transformadas procedentes de co-productos generados durante el transformado cárnico.

El excedente de la industria cárnica terrestre en forma de co-productos puede usarse con éxito en la alimentación de peces gracias a los avances desarrollados en la última década. De esta manera, y gracias a la acuicultura, se puede brindar un servicio valioso en la gestión segura y sostenible de estos nutrientes y construir un sistema alimentario más sostenible y circular.

Desde 2013 la incorporación de estas proteínas procesadas está permitidas, sin embargo, su uso está limitado por cuestiones de marketing empresarial que no hacen ningún favor a la sostenibilidad del planeta.

En esta incorporación han jugado un papel importante las tecnologías aplicadas para mejorar la digestibilidad y biodisponibilidad de nutrientes, principalmente proteínas (aminoácidos), energía y macroelementos como el calcio y el fósforo.

De especial interés en nutrición piscícola es la harina de aves por los beneficios que confiere en términos de salud intestinal.

¿Y en el futuro, qué tenemos que esperar? Para mejorar la biodisponibilidad de las proteínas animales terrestres y marinas la ciencia y la tecnología seguirán jugando un papel fundamental. En los últimos años, la evidencia científica apunta hacia la hidrólisis como una forma de reducir la grasa, y también, de mejorar la digestibilidad de los nutrientes. Está hidrólisis puede ser enzimática, alcalina y ácida, cada una con su propia tecnología desarrollada y resultados.

Otro enfoque económico pasa por mejorar la biodisponibilidad y bioactividad de los nutrientes a través de la fermentación de las proteínas animales con enzimas hidrolíticas producidas por hongos.

Otra opción intermedia pasa por incorporar aditivos alimentarios que mejoren la digestibilidad de estas proteínas. Así, por ejemplo, en un estudio publicado recientemente se observó cómo una mezcla de harina de pollo y de soja fermentada en una proporción de 40% y 60% permitió sustituir en la dieta de lubina asiática (Lates calcifer) hasta un 60% de harina de pescado sin que se viera afectado el rendimiento productivo.

En el camino hacia la circularidad, la industria cárnica del procesado puede convertirse en un gran proveedor de materia prima de gran nivel proteico. Por su parte, la acuicultura, además de beneficiarse puede ofrecer un servicio valioso en la gestión segura y sostenible, incorporando nuevamente a la cadena alimentaria estos nutrientes.

Las proteínas animales terrestres tienen mucho que ofrecer a la acuicultura y a la alimentación del planeta en la carrera por seguir aumentando la disponibilidad de alimentos azules.