TECNOLOGÍA

Figueira da Foz también está en el punto de mira de los productores de salmón en tierra

Un noruego con experiencia previa en sistemas RAS para salmón está buscando la financiación que le permita sacar adelante el proyecto

La península Ibérica se ha convertido en destino de vacaciones y de nuevos modelos de producción de salmón Atlántico en tierra. Al proyecto de Norcantabric en Ramales de la Victoria, en Cantabria, o la anunciada intención de proyecto en Burela (Galicia), un tercer inversor ha puesto la vista en nuestra “piel de toro”. Se trata de la compañía fundada por el noruego Arve Gravdal que espera montar una granja para producir salmón Atlántico en Figueira da Foz, un enclave turístico en el distriiito de Coimbra, en el centro de Portugal.

Según cuentan en SeafoodSource esta semana, el promotor del proyecto se encuentra en fase de recabar los 5 millones de euros necesarios para llevar a cabo su plan de negocio. Como suele ocurrir en este tipo de proyectos, Gravdal cuenta con una larga trayectoria profesional como ingeniero en acuicultura y trabajos realizados en varios continentes.

El proyecto está basado en un sistema de recirculación en acuicultura patentado y probado por Arve Gravdal a escala piloto en Escocia. La empresa llamada Niri Scotland fue fundada por este emprendedor en 2013 hasta que en 2015 se desvinculó del proyecto.

La instalación estaría basada en una única unidad de producción, un concepto en el que los peces se crían en el mismo tanque desde que son introducidos como juvenil hasta que alcanzan la talla comercial, la cual puede ser de entre 3 a 4,5kg. Esto hace que la operatividad sea más sencilla, se evite la contaminación cruzada y se reduzcan los costes de construcción. La instalación contará además con suministro eléctrico basado en energía solar.

El proyecto que ya ha sido dado a conocer a las autoridades portuguesas se instalaría en una antigua granja de acuicultura en tanques. Las autoridades locales han remitido una carta de conformidad para que la iniciativa pueda realizarse y se cambie el uso para la producción de salmón.

La clave está en la escalabilidad del Proyecto. Como se ha indicado anteriormente, cada tanque trabaja individualmente por lo que una vez los primeros funcionen se pueden ir poniendo en servicio otros nuevos hasta alcanzar la rentabilidad.

En la última etapa de producción se utilizarán tanques grandes con capacidad para producir 500 toneladas de salmón al año.