ESTUDIO

Filetes de lubina europea como oportunidad de mercado en Estados Unidos de América

EEUU 28/04/2022 | El país importa aproximadamente 10 000 toneladas de lubina europea en fresco del Mediterráneo

Estados Unidos de América es el mayor importador de pescado y marisco del mundo, circunstancia que hace que exportar lubina europea producida en el Mediterráneo sea una gran oportunidad de mercado. La especie es conocida en este país como ‘branzino’, recibiendo de esta manera la denominación que le dio en un principio la gran colonia italiana.

El consumidor americano promedio tiene un gran aprecio a especies de pescado con carne blanca y sabor suave. Circunstancia que hace que la lubina europea se encuentre entre los productos del mar de su preferencia. Además, se sirve en restaurantes de lujo del noreste del país y sur de California.

Gracias al esfuerzo exportador de las empresas del Mediterráneo, el consumidor de Estados Unidos tiene la posibilidad de compra un producto en fresco, en formato de ración a un precio asequible y con certificaciones de sostenibilidad, y gran parecido con las especies populares.

En la actualidad se importan 10 000 toneladas de lubina europea procedente de Turquía, Grecia, Italia y España. Un volumen similar al salmón Atlántico producido localmente que alcanzó las 16 107 toneladas, o la trucha arcoíris con 22 370 toneladas, y que hace plantear la opción de producirlo localmente

Todas estas circunstancias a favor del ‘branzino’ han hecho plantear a investigadores de diversas instituciones, e integrado por Ignacio Llorente y Jordi Guillén investigadores del Grupo de Investigación Gestión Económica para el Desarrollo Sostenible del Sector Primario Facultad de CCEE y Empresariales de la Universidad de Cantabria, la pregunta de si es posible desarrollar nichos de nuevos productos como el filete de lubina en este país.

En el desarrollo del estudio los investigadores ofrecen una descripción general de la producción de lubina y sus exportaciones a Estados Unidos. Según los datos, las importaciones de la especie han seguido una tendencia de crecimiento constante desde el año 2000 hasta alcanzar las 10 000 toneladas anuales en 2019. Los principales países exportadores de lubina europea a Estados Unidos son Grecia, Turquía, Italia y España. Casi el 90% de las importaciones de lubina son en fresco, entero y eviscerado. En valor alcanzaron los 52,4 millones de dólares.

En este sentido, como señala Ignacio Llorente, el estudio ha servido para comprobar “que es posible crear productos de valor añadido, como es el caso de los filetes de lubina, para incorporar nuevos productos a la oferta”. Como indicó, “no se trata de que el nuevo producto sustituya a los ya existentes. Tampoco que domine el mercado. Basta con “generar un nicho en el que el producto obtenga un premium”.

Por otro lado, añade, el hecho de que los productores norteamericanos no puedan aprovechar estas oportunidades es un indicador de que los desafíos no se encuentran solo en la producción y la comercialización. Como señala, varios son los estudios que señalan a los sistemas regulatorios como una de las principales causas de la falta de flexibilidad y capacidad de adaptación de la empresa acuícolas tanto en Estados Unidos como en la Unión Europea, lo que hace que la demanda de estos productos tenga que ser satisfecha con importaciones.

Como señala Ignacio Llorente, en este estudio, el valor añadido se demanda en un mercado exterior, pero más valor no necesariamente tiene que implicar exportación. "Removamos mentes, produzcamos más, importemos menos", concluye.

Referencia:
Frank Asche, Taryn Garlock, Edward Camp, Jordi Guillen, Ganesh Kumar, Ignacio Llorente, Gina Shamshak. Market Opportunities for US Aquaculture Producers: The case of Branzino. Chicago Journals