OPINIÓN

¿Puede la acuicultura española aprender del éxito del sector gastronómico para tomar impulso internacional?

27/11/2023 | La colaboración como clave del éxito en la gastronomía y la acuicultura españolas

Chef cocina doradas al horno

El sector de la acuicultura puede aprender del éxito de la gastronomía española al enfocarse en la calidad, la diversidad, la innovación, la sostenibilidad, la promoción y la colaboración con actores clave en la industria gastronómica. Siguiendo estas lecciones, la acuicultura puede fortalecer su posición en el mercado global y satisfacer la creciente demanda de productos del mar de alta calidad.

La cocina española ha experimentado un auge significativo en las últimas décadas, y muchos chefs españoles son ampliamente reconocidos y respetados en la escena culinaria internacional. El último de los éxitos ha sido el de Dabiz Muñoz al ser re-elegido el mejor cocinero del mundo.

Todo el mundo coincide en que el liderazgo de cocineros como Ferrán Adriá, Joan Roca y José Andrés, entre otros muchos, ha servido para poner a España en el mapa culinario global. En este proceso ha sido fundamental la colaboración entre colegas españoles, y de otros países, participando en eventos internacionales y promoviendo la gastronomía española en el extranjero.

Otra parte del éxito de que la gastronomía española haya alcanzado altas cuotas de popularidad están en la calidad y la variedad de sus ingredientes. En este punto, la acuicultura española debe centrarse en producir mariscos y pescados de alta calidad y diversificar su oferta de formatos y especies apreciadas por los consumidores y ofrecer una oferta gastronómica más amplia.

España es un país con una industria del turismo potente. Hacer hincapié en la producción local de pescado y marisco puede servir de reclamo también para los turistas que nos visitan cada año.

La cooperación entre los distintos agentes de la cadena de valor de la acuicultura es importante. Al igual que los chefs españoles han colaborado con restaurantes de renombre en todo el mundo, el sector de la acuicultura puede trabajar en estrecha colaboración con otros productores, nacionales y extranjeros, que se enfrentan a los mismos problemas.

Por ejemplo, España, al igual que Portugal o Italia, debe importar dorada y lubina para cubrir su demanda de estas especies. Es importante compartir experiencias y desafíos que ayuden a comprender qué estrategias pueden ser las mejores para aumentar la producción nacional.

Igualmente, es importante que la academia a nivel de estos países se haga eco de los problemas que actualmente enfrentan los productores y se abran líneas de investigación acordes a estas necesidades.

La colaboración de la acuicultura con chefs y restaurantes para promover sus productos y explorar nuevas formas de prepararlos puede ayudar a aumentar la demanda y la visibilidad de los productos acuícolas.

Al igual que la cocina española se ha promocionado activamente a nivel nacional e internacional, el sector de la acuicultura debe seguir invirtiendo en campañas de promoción, eventos gastronómicos y programas educativos para aumentar la conciencia y la apreciación de los productos acuícolas.

La calidad y la seguridad alimentaria son fundamentales en la gastronomía española para mantener la confianza de los consumidores y abrir puertas a los mercados internacionales. El el sector de la acuicultura española es garante de que los productos que se ofrecen cumplen con los más altos estándares de calidad y seguridad alimentaria, solo falta que sean más conocidos y respetados.