INVESTIGACIÓN

Una revisión analiza los pros y contras de las materias primas noveles

Faro (Portugal) 2/06/2022 | Investigadores de Ciencias del Mar de la Universidad de Algarve analizan en profundidad la proteína de algas, levaduras e insectos y su papel en nutrición piscícola

Dentro del sector ganadero, la piscicultura es una de las fuentes más eficientes para convertir alimento en proteína, muy por encima del pollo, el cerdo o la vaca, y está llamada a convertirse en la fuente principal de alimentos azules para el planeta en 2050.

Dado que las principales especies piscícolas producidas en los países occidentales están basadas en carnívoros u omnívoros, las dietas necesitan una alta concentración proteica, que llegan a representar entre el 30 a 50% del total.

Por muchos años unos años la harina de pescado fue la principal fuente de proteína, ya que proporcionaba un correcto balance de aminoácidos, una excelente palatabilidad y digestibilidad, así como la ausencia de factores antinutricionales.

Sin embargo, la gran controversia generada entorno a estos ingredientes marinos de origen extractivo hizo que poco a poco se fuera sustituyendo por otras más accesibles y económicas de origen terrestres, y subproductos ganaderos. Estas dietas, sin ser perfectas, ya que no contenían los aminoácidos esenciales que requieren los peces se compensaban satisfactoriamente con la inclusión de aditivos.

A pesar de lo ventajoso que resulta poder utilizar un mayor rango de materias primas, con el empleo de proteínas de origen vegetal sigue existiendo la controversia sobre la sostenibilidad ambiental ya que en la producción se hace un uso intensivo de tierra de labor y agua, y compiten por el consumo humano directo.

La nueva generación de ingredientes busca mejorar estos aspectos ambientales y está basados en macroalgas, microalgas y levaduras y, en última instancia, insectos. Como ventajas, estas materias primas son mas sostenibles desde el punto de vista ambiental y no compiten con las de consumo humano directo.

Con el objetivo de mejorar el conocimiento actual de estas materias primas de nueva generación, investigadores del Centro de Ciencias del Mar liderados por Claudia Aragão, de la Universidad del Algarve, en Portugal, han publicado una revisión científica en la que se aporta el último conocimiento sobre los impactos positivos y negativos que existen.

Como señalan, las nuevas materias primas que se empleen en el desarrollo de dietas piscícolas innovadoras deben mejorar las condiciones de estrés y las respuestas inmunes de los peces, haciéndolos más resistentes a enfermedades para una producción de alimentos azules más saludables, con altos estándares de calidad y condiciones de bienestar optimizadas.

Como señalan los autores de este trabajo, el intestino es el punto de entrada de los nutrientes en los peces. Los estudios realizados hasta ahora muestran que los ingredientes sustitutivos de la harina de pescado afectan la integridad intestinal impactando en la menor digestibilidad de los nutrientes, produciendo inflamación y aumentando la susceptibilidad a enfermedades.

De la parte positiva de las investigaciones, se ha observado que algunos ingredientes noveles empleados tienen propiedades funcionales y pueden ejercer un efecto modulador positivo general sobre la salud y la microbiota intestinal. En este sentido destacan claramente los insectos, siendo capaces de contrarrestar los impactos negativos de algunas proteínas vegetales y animales extraídas. No obstante, aclaran, existen muchas incógnitas que aclarar como la especie de insecto más adecuada, la fase de desarrollo, el sustrato en el que se cría o con qué tecnología es la más adecuada para procesar la harina.

Si algo se ha comprobado durante estos años de investigación y desarrollo es que los fabricantes de piensos y los productores acuícolas cuentan con un mayor abanico de opciones para la elaboración del alimento de los peces. Lo ideal para un futuro será por tanto contar con las mejores propiedades nutricionales de cada ingrediente en combinación con las funcionales. Siempre teniendo en cuenta que la mezcla de ingredientes puede proporcionar efectos sinérgicos, pero también antagónicos.

Por lo tanto, y para concluir, los investigadores consideran que es fundamental “realizar más investigaciones para desentrañar las diferentes implicaciones de estas nuevas fuentes de proteína para la salud y el bienestar de los peces, como “pilares sostenibles del crecimiento futuro de la acuicultura”.

Referencia:
Aragão, C.; Gonçalves, A.T.; Costas, B.; Azeredo, R.; Xavier, M.J.; Engrola, S. Alternative Proteins for Fish Diets: Implications beyond Growth. Animals 2022, 12, 1211.